​Células madre de cordón umbilical podrían prevenir la Diabetes Infantil

Un revolucionario estudio investiga el potencial de la sangre del cordón umbilical para prevenir o retrasar la aparición de diabetes Tipo 1 en niños con alto riesgo de desarrollar la enfermedad.

En todo el mundo existen unos 500.000 niños y niñas con diabetes, en el 90% se trata de diabetes tipo 1, en la que el páncreas no produce insulina, la hormona que permite a la glucosa ingresar a las células y generar energía. En nuestro país se diagnostican aproximadamente entre 5 y 10 nuevos casos cada 100.000 personas anualmente. 

“La diabetes Tipo 1 es la autoinmune, conocida como insulino-dependiente, y hasta el momento no hay forma de prevenirla, sino que se desencadena en algún momento de la vida, en aquel niño que nace con la predisposición genética”, explica Paz Povedano, médica pediatra, especialista en nutrición clínica infantil y jefa de la sección Diabetes del Hospital de Niños de Córdoba.

Por esto, toma tanta relevancia el primer estudio mundial, desarrollado en Australia, que investiga el potencial de la sangre del cordón umbilical para prevenir o retrasar la aparición de diabetes Tipo 1 en niños con alto riesgo de desarrollar la enfermedad.

El estudio CORD (Cord blood Reinfusion in Diabetes) evalúa la viabilidad de la reinfusión de la propia sangre de cordón umbilical en niños con riesgo de diabetes tipo 1. Se trata de una investigación dirigida por la Dra. María Craig, profesora de endocrinología pediátrica, en alianza con la Universidad de Sidney y la Red de Hospitales Pediátricos de Sidney, Australia.

Como la diabetes tipo 1 se produce cuando el sistema inmunológico del organismo destruye las células productoras de insulina en el páncreas, lo que están comprobando es que las células que se encuentran en la sangre de cordón umbilical pueden detener la destrucción inmunológica en el páncreas y evitar que los niños desarrollen la enfermedad.

El estudio está disponible para familias que han almacenado sangre del cordón umbilical o que actualmente esperan un bebé y planean almacenarlo. E implica dos fases:
Análisis de detección: Se realizan pruebas para detectar marcadores tempranos de la diabetes  en niños de entre 1 y 14 años que corren un alto riesgo de desarrollar Diabetes Tipo 1, porque sus padres, hermanos u otros familiares cercanos (parientes de primer o segundo grado) ya la tienen. 
Tratamiento y seguimiento: Los niños que reúnen los requisitos y que tienen riesgo muy alto de desarrollar diabetes reciben una infusión de su propia sangre de cordón umbilical y luego se realiza un seguimiento durante 3 años o hasta que desarrollen la enfermedad.

La Dra. Craig y su equipo consideran que el estudio ayudará a comprender mejor el sistema inmunológico de niños con riesgo de desarrollar diabetes y están esperanzados en que puedan ayudar a encontrar maneras de prevenir esta enfermedad de por vida. 


Más información: El estudio CORD ha sido aprobado por el Comité de Ética de Investigación Humana de la Red de Hospitales de Niños de Sydney y figura en el Registro de Ensayos Clínicos de Australia y Nueva Zelanda.