4to mes: ¿niño o niña?

Comienza el segundo trimestre del embarazo, trayendo un sinnúmero de cambios para el feto y la madre. Ella sentirá que recupera sus energías y quizás perciba algún movimiento del hijo, aunque muy leve y esporádico, como un cosquilleo en el vientre.

El feto está muy activo y puede voltearse completamente dentro del saco. Con su rostro, aún en formación, ya hace algunas muecas graciosas, como fruncir la frente o ponerse bizco. Su piel es casi transparente y su aspecto general aún es delgado y con una cabeza grande. Aparecen cejas y pestañas muy finas, y de a poco empieza a pigmentarse el cabello.

Sentirse embarazada

La placenta se engruesa y comienza a producir las hormonas que preparan los pechos de la madre para la lactancia, por eso se vuelven aún más sensibles y voluminosos. En general, el segundo trimestre del embarazo se considera un periodo más agradable que el primero, puesto que algunas molestias iniciales, como las náuseas, desaparecen progresivamente. Esto animará a la madre.

Además, la experiencia de sentir al hijo moverse dentro de ella y los evidentes cambios físicos la hacen tener mayor conciencia de su estado. El abdomen se abulta y es probable que las faldas y pantalones no cierren en la cintura.

Fuente: Doctor Hernán Muñoz, jefe de la Unidad Académica del Departamento de Obstetricia y Ginecología del Hospital Clínico de la Universidad de Chile