Centro de atención 0800 888 0363

Newsletter

PROTECTIA | 11 enero, 2019

Entre los consejos de nuestra “guía de supervivencia” de la embarazada en verano, no podía faltar el de aprovechar el mar, la playa y la piscina como nuestros aliados para estar más frescas. Y es que nada apetece más, con el calor, que sumergirse en unas aguas refrescantes. Pero hay que tener en cuenta ciertas precauciones para las embarazadas en la playa y la piscina.

En general, se trata de mantener algunas normas básicas, la mayoría comunes a ambos entornos, pero hay algunas recomendaciones más específicas que no hemos de dejar pasar para no llevarnos un susto. Estos son nuestros consejos para disfrutar al máximo y sin riesgos de la playa y la piscina.

  • Protégete del calor. Cuando no se está a remojo y el sol cae con fuerza, las temperaturas elevadas pueden afectar negativamente a la salud. Por ello, conviene evitar las horas centrales del día para ir a la playa o a la piscina y siempre hacerlo en un lugar que tenga posibilidad de sombra (árboles, sombrillas…).
  • Asegúrate de llevar agua o de que podrás conseguir más agua en el lugar al que vas. Una buena hidratación previene problemas como el golpe de calor, de modo que esta medida combinada junto a la anterior nos mantendrá a una temperatura adecuada.
  • Es fundamental una buena protección solar, ya que durante el embarazo hay que tomar el sol con precaución. Y no olvides que, dentro del agua, el sol también incide en la piel.
  • Báñate en zonas poco profundas, de modo que puedas ponerte en pie cuando lo deseas, por si te cansas al nadar, te da una ola… y prevenir riesgo de ahogamiento.
  • Podemos practicar snorkel o buceo en la superficie, pero se desaconseja la práctica del buceo con inmersiones profundas, ya que pueden conllevar serios riesgos para la salud del bebé.
  • No te bañes en el mar si hay peligro de medusas, si hay bandera roja o si el estado de la mar es malo, si hay mucho oleaje…
  • Los deportes acuáticos como el surf, windsurf, esquí acuático… no son recomendables por el riesgo de caída, de traumatismo…
  • Al meterte en el agua, lleva cuidado al caminar con las irregularidades en el fondo, los hoyos… Lo mismo si caminas por la orilla.
  • Durante los viajes, tenemos que asegurarnos de que el baño en aguas de playas (lagos…) que no conozcamos no están contaminados, o que las piscinas están suficientemente limpias y cuidadas. Precisamente vamos a centrarnos a continuación en los consejos para las piscinas.

Consejos para la piscina

La piscina es una gran aliada durante el embarazo, es el medio idóneo para refrescarse, para practicar ejercicio como la natación… Pero también entraña algunos riesgos que hemos de tener en cuenta para poder prevenirlos.

  • Cuidado al caminar al borde de la piscina o cerca de ella, el suelo puede estar resbaladizo por la presencia de agua y si estás en la recta final del embarazo, con el centro de gravedad cambiado (y puede que no llegando a ver fácilmente lo que pisan tus pies) el riesgo de caídas aumenta.
  • Procura ducharte después del baño para quitar los restos de cloro de piel y cabello y aplícate una crema hidratante tras la ducha.
  • Utiliza chanclas para caminar alrededor de la piscina y para la ducha.
  • Evita usar el trampolín y, en general, hacer “acrobacias”.
  • Zambullirse en el agua con fuerza puede provocar que entre agua en la vagina y aunque el bebé está bien protegido por el tapón mucoso que cierra el cuello uterino y las membranas, si se ha producido la pérdida del tapón mucoso al final del embarazo, mejor evitarlo para prevenir infecciones.

Siguiendo estas sencillas pautas para disfrutar sin riesgos de la playa y de la piscina durante el embarazo se hará más llevadero el calor propio de esta época del año y nos quedará un mejor recuerdo del verano que pasamos embarazadas.

Fuente: www.bebesymas.com
PROTECTIA | 12 octubre, 2018

El cáncer de mama es el tumor maligno que se origina en el tejido de la glándula mamaria. Cuando las células tumorales proceden del tejido glandular de la mama y tienen capacidad de invadir los tejidos sanos de alrededor y de alcanzar órganos alejados e implantarse en ellos, hablamos de cáncer de mama.

PREVENCIÓN PRIMARIA

La incorporación de hábitos saludables reduce hasta un 40% las posibilidades de contraer cualquier tipo de cáncer:

  •  Tener una alimentación saludable incorporando frutas, verduras y cereales a la dieta regular.
  • Protegerse de la exposición solar
  • Evitar excesos de peso
  • Realizar actividad física regularmente
  • No fumar
  • Consumo responsable de alcohol

PREVENCIÓN SECUNDARIA

Es muy importante realizarse periódicamente una mamografía, 1 vez cada 3 años para mujeres menores a 40 años, y una vez por año a partir de los 40 años de edad teniendo en cuenta que aumenta mucho las probabilidades de contraerlo.

Es recomendable realizarse mensualmente el autoexamen y en caso de tocar o ver algo raro recurrir de forma urgente al médico.

 

Fuente: www.lalcec.org.ar/mama

PROTECTIA | 11 octubre, 2018

El pelo, la piel y las uñas son un sígno de la vitalidad de los recién nacidos, pero también pueden mostrar ciertas alteraciones. Lo que hay que tener en cuenta.

Manchas en la piel que son mínimas, una leve pelusita en determinadas partes de su cuerpo, debilidad en las uñas y zonas de la cabeza exentas de pelo… Estas son algunas de las particularidades que podés observar en tu bebé y que pueden llevarte a preguntarte si es normal su aspecto o si amerita hacer una consulta.

La cabecita

“Algunos bebés nacen con mucho cabello, lo pierden en los primeros meses de vida y les crece de nuevo más suave y fino”, explica la médica y aclara que no es necesario cortárselo: queda a elección de cada mamá y cada papá.

También es posible que se observe una falta de pelo en la zona trasera de su cabeza, cosa que tiene que ver con que el cuero cabelludo roza las sábanas cuando el bebé se mueve en la cama. Ante esto, la Dra. Remorino, dermatóloga del Hospital Británico de Buenos Aires, aconseja que, si se usa shampoo, sea lo más suave posible.

En relación al color del pelo, la especialista indica que suele variar: “El cabello rojo no es muy evidente hasta que comienza el ciclo normal de crecimiento, entre los seis y nueve meses de vida. Aún cuando el bebé haya crecido, su color de pelo puede cambiar. En el caso de los chicos rubios, la tonalidad subirá alrededor de los seis años”.

Cuestión de piel

Es totalmente normal que el bebé tenga modificaciones en su piel. Según la especialista:

*Descamación fisiológica. Es un desprendimiento de la piel que se presenta alrededor del segundo día de vida y se completa alrededor de la primera a segunda semana.

*Mancha de Baltz. Es una marca de color gris azulado en la espalda que desaparece por lo general hacia el año. También se la llama mancha mongólica porque es muy frecuente en la raza asiática.

*Eritema tóxico neonatal. Son manchas rojas con granitos colorados o blancos en su interior. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, excepto en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Generalmente se presentan a los dos días de vida, pero también pueden hacerlo durante las dos primeras semanas. Desaparecen en días o semanas.

*Acné neonatal. Son lesiones en las mejillas y el dorso de la nariz que están relacionadas con el paso de hormonas de la madre al bebé y que desaparecen sin dejar cicatriz.

*Milium facial o quistes sebáceos. Son espinillas amarillentas que se alojan sobre las alas de la nariz del recién nacido. Desaparecen espontáneamente al segundo o tercer mes de vida.

*Hemangiomas capilares. Son vasos sanguíneos en forma de lunares que generan manchas rojas, que se hacen más evidentes con el llanto y el calor y palidecen con el frío. Desaparecen al finalizar el primer año de vida, aunque los de la nuca pueden no desaparecer nunca.

Mini uñas

“Las uñas de los bebés suelen ser muy blanditas, por eso no es necesario cortarlas durante los primeros meses. A lo sumo puede ser preciso ‘pelarles’ la punta esporádicamente”, indica la Dra. Remorino.

Además, explica que es totalmente normal que sean planas o tengan forma de cuchara y que, con el tiempo, a los tres o cuatro años, vayan adquiriendo el formato o curva natural.

Es probable también que sus dedos se hinchen debido a que la piel que está debajo de las uñas a veces no llega a aplanarse lo suficiente. La especialista aclara que no es necesario hacer ningún tratamiento, ya que las uñas seguirán creciendo y la hinchazón desaparecerá sola con el paso del tiempo.

Por Paula Labonia / Asesoró: Dra. Laura Remorino, dermatóloga del Hospital Británico de Buenos Aires, M.N.: 84.802.
Revista Para Ti
PROTECTIA | 11 octubre, 2018

En los primeros 3 años de vida se desarrolla el 85% del cerebro de tu bebé, por eso asegurar su nutrición es esencial. Te damos las pautas y una guía detallada para que tu hijo crezca saludablemente.

Darle de comer a tu hijo es seguramente una tarea diaria que requiere perseverancia, paciencia y creatividad. Las mamás sabemos –o aprendemos– cómo desarrollar el ingenio para ir incluyendo en la dieta esos alimentos que sabemos que son riquísimos en nutrientes, aunque no tanto en sabor (al menos para ellos).

¿Por qué es tan importante la nutrición? ¿Qué alimentos no pueden faltar? ¿Cómo incorporarlos? ¿Cuáles hay que evitar? Estas y otras de esas preguntas que nos surgen constantemente nos responde la pediatra y neonatóloga María Teresa Murguía Peniche, quien participó del Primer Simposio Mead Johnson de Actualización de Nutrición Infantil que se realizó en nuestro país:

¿Cuál es la diferencia entre nutrirlo y darle de comer?

Nutrir al bebé es darle de comer alimentos variados y en cantidad adecuada para asegurar que se tenga una ingesta de nutrientes. Es decir: proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales. Estos permiten un buen crecimiento y desarrollo y también fortalecen el sistema inmune. En cambio comer puede o no nutrirlo adecuadamente, dependiendo de la calidad de lo que el pequeño ingiera. Una buena nutrición es la base para un buen desarrollo.

¿Por qué son tan importantes los primeros años de vida?

Los 3 primeros años son cruciales porque durante este período el cerebro alcanza el 85% de su volumen total, por eso debemos nutrirlo adecuadamente para que forme sus estructuras y funciones de manera óptima ya que esto repercutirá para el resto de la vida.

¿Qué necesita el cerebro?

Uno de los componentes más abundantes en el cerebro es la grasa, de ahí la importancia de proporcionarle al bebé leche humana, que tiene un buen aporte de ácidos grasos de cadena larga omega 3 y omega 6. El cerebro también necesita proteínas, carbohidratos y componentes bioactivos para su desarrollo y función. Las gotas de grasa de la leche están cubiertas por una membrana rica en estos componentes complejos que ayudan a la mielinización (cobertura de los nervios que permiten su función), formación de estructuras de las neuronas y funcionamiento del cerebro.

¿Cuáles son los nutrientes que no le pueden faltar a los más chiquitos?

Son indispensables:
*Hierro: Necesario para prevenir la anemia y para evitar compromiso en el neurodesarrollo.
*Vitamina D: Para la salud ósea y para el sistema inmune.
*Vitamina A: Ayuda a prevenir infecciones.
*Proteínas: Promueven diferentes funciones en el metabolismo y la absorción de nutrientes en el sistema inmune.
*Carbohidratos: Importante fuente de energía.
*Grasas: Imprescindibles durante los primeros años de vida por su aporte de ácidos grasos que favorecen el crecimiento y desarrollo del cerebro.

¿Hay alimentos “enemigos”?

A los menores de un año no se les debe dar miel ya que su uso se ha asociado al botulismo, una enfermedad en la que aparece parálisis muscular. Y a menores de 4 años no conviene darles hinojo porque puede tener propiedades cancerígenas.

¿Cómo incorporar alimentos “difíciles”?

Introducí un alimento a la vez y observá a tu bebé durante 3 a 5 días, para detectar posibles reacciones alérgicas. Tené en cuenta que puede llevar de 10 a 15 intentos antes de que acepte un alimento en particular, por eso no dejes de dárselos. Por lo menos colocalos en su plato.

Por Carolina Koruk / Asesoró: Dra. María Teresa Murguía Peniche, pediatra y neonatóloga mexicana, miembro de la Sociedad de Investigadores de USA (Society for Pediatric Research). Revista Para Ti
PROTECTIA | 11 octubre, 2018

Medias, gorros, enteritos, escarpines… Sentís que nada puede faltarle cuando nazca a tu bebé. Pero no sabés por dónde empezar con las compras: si va a necesitar más batitas que gorritos, si de lana o de plush, etc. Lo cierto es que no hace falta que le llenes el placard. Bastará con algunos básicos.

Las primeras horas

Cuando nace un bebé, por lo general, es en el mismo sanatorio dónde lo visten. “Le ponen una batita sin mangas o un body con mangas largas. Esas son las prendas básicas. Además de un gorrito para cubrir su cabeza”, especifica la enfermera Lic. Marisol Kirszner.

En el sanatorio las mamás se pueden sacar las primeras dudas que le surjan sobre cómo vestir a su hijo. Y cuando se vayan, más aún en época invernal, tendrán que vestirlo con un enterito de algodón, medias, gorro y cubrirlo con una manta.

Si de textura hablamos…

“El algodón es la mejor opción para vestir a un bebé recién nacido. Lo protege tanto del calor como del frío. Es la fibra adecuada porque es un material antialérgico”, especifica por su lado la enfermera Lic. Beatriz Navarro. Esto es fundamental también para los escarpines: deberían ser de este material y no de lana. Aunque si desde un principio usa lana sí puede acostumbrarse.

De todos modos, la enfermera indica: “No es recomendable que un recién nacido tenga la piel en contacto directo con una prenda de lana ya que puede generarle una reacción alérgica que le cause picazón y molestia”. En caso de que la piel del bebé se vea colorada y exista la sospecha de que está desarrollando una alergia, habrá que consultar al pediatra.

De paseo

Para los primeros días en casa, lo ideal es que esté vestido lo más cómodo posible. Hay que procurar que el ambiente donde se encuentre sea cálido, para que no tenga frío y no haya que abrigarlo demasiado, asegura la especialista.

Pero, ¿qué sucederá cuando llegue el momento de salir a la calle por primera vez? “Si la temperatura externa fuese muy baja, es aconsejable abrigarlo bien teniendo en cuenta que hay que ponerle una prenda más que la que necesita un adulto”, manifiesta la Lic. Kirszner.

¡Que cabecita!

Además de optar por algodón, hay elegir aquella que sea bien cómoda y flexible. En el caso que tenga la cabeza pelada, deberá estar cubierta con un gorro. La licenciada Navarro explica: “La superficie de la cabeza es la más grande en relación con el cuerpo. Por esta zona es por dónde se produce la mayor pérdida de calor si no está protegida”.

En cuanto al lavado y cuidado de la ropa, la especialista aclara que no es necesario esterilizarla, pero sí que sea lavada con jabón blanco o neutro. Siempre habrá que asegurarse que no le queden restos de jabón, ni perfumes.

Por Paula Labonia / Asesoraron: Lic. Marisol Kirszner, y Lic. Beatriz Navarro, enfermeras. Revista Para Ti.
PROTECTIA | 10 octubre, 2018

Se ve un puntito blanco en su encía y vos ya te ponés re contenta. ¡Le están empezando a salir los primeros dientes! Y empezás a sentir la ansiedad de todo lo que tiene que ver con su crecimiento. Cada día que pasa te fijás cómo van apareciendo.

Aunque, en realidad, para él o ella nada de todo esto sea motivo para festejar, por el contrario, le moleste horrores e influya en su estado de ánimo.

“Los primeros dientes, llamados temporarios, son veinte, y comienzan a hacerse visibles aproximadamente entre el cuarto y décimo mes de vida”, indica la odontopediatra Montserrat Donadeu.

Se asoman

La especialista señala que también pueden salir los llamados dientes prenatales o neonatales, que aparecen antes que los temporales y cuando los bebés están en la panza de su mamá.

“A simple vista parecen normales pero su raíz no se encuentra totalmente desarrollada, por lo que tienen una notoria movilidad. Lo más común es que salga el incisivo central inferior y no se sabe por qué salen pero se cree que podría deberse a cuestiones genéticas”, explica la Dra. Donadeu.

Según la especialista, es bastante común notar cambios de comportamiento en bebés a los que les están saliendo los primeros dientes temporales, debido a que las encías se inflaman causando molestias.

La Dra. Donadeu aconseja el uso de mordillos previamente enfriados en la heladera para ayudar a disminuir este síntoma. Señala también que la fiebre en el momento de la erupción dentaria no tiene explicación y es frecuente.

Es bastante común notar cambios de comportamiento en bebés a los que les están saliendo los primeros dientes.
Higiene, importantísima

En relación a la limpieza, la doctora señala que es fundamental dar el ejemplo y enseñarles que el cepillado debe ser un ritual de todos los días.

“La higiene dentaria comienza desde el momento en que aparecen los primeros dientes. Lo ideal es que la mamá envuelva en una gasa su dedo índice y lo pase por los dientes del bebé”, aconseja la odontopediatra.

Aclara, además, que los chicos, sobre todo cuando son chiquitos, suelen jugar con el cepillo y morderlo, algo que es bueno que hagan para entusiasmarse con la ceremonia del cepillado, pero que los papás luego tienen que repasar el cepillado.

Los chicos tardan en desarrollar la motricidad fina y les cuesta llegar a los molares.

La especialista señala, además, que la clave está en la prevención. “Las caries son una enfermedad infectocontagiosa de origen bacteriano caracterizada por la desmineralización del esmalte dentario”, explica la Dra. Donadeu.

Las caries pueden evitarse con dos medidas de prevención básicas: la higiene dental y una dieta adecuada. No hay que darle más de cuatro veces al día azúcar, tampoco es recomendable la ingesta ilimitada de jugos, aunque sean naturales, porque son ácidos y crean un medio propicio para el desarrollo de bacterias.

Por último, indica que la primera visita al odontólogo debería hacerse cuando los chicos tienen más de tres años, que ya pueden empezar a comprender la importancia del cuidado de los dientes.

Por Paula Labonia / Asesoró: Dra. Montserrat Donadeu y Ros, odontopediatra, M.N. 26.695.
PROTECTIA | 4 septiembre, 2018

El Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna brindó algunos tips para alimentarse correctamente durante el período de gestación, un momento en el que la alimentación juega un rol fundamental. Pero, ¿por qué es tan importante lo que comemos durante el embarazo?

Durante la gestación debemos tener una nutrición racional y adecuada y , sin duda, una adecuada alimentación es la mejor herramienta para prevenir complicaciones como partos prematuros y otras alteraciones en el desarrollo del recién nacido.

Además, durante el embarazo, la recomendación es que el aumento de peso sea de 9 a 12 kilos teniendo en cuenta la talla, la estructura corporal, el número de fetos y el sobrepeso.

Objetivos de la alimentación. Durante el embarazo, se debe:

x Cubrir las necesidades nutritivas propias de la mujer.
x Satisfacer las exigencias nutritivas producidas por el crecimiento del feto.
x Preparar al organismo materno para afrontar mejor el parto.
x Promover la lactancia para el futuro.

Tips a tener en cuenta

x Realizar 4 a 5 comidas diarias.
x Beber 3 litros de líquido diario como agua, aguas saborizadas, caldos de verduras, infusiones, licuados.
x Cocinar en forma sencilla como al vapor, a la cacerola, al horno para evitar pérdidas de nutrientes.
x Evitar los fritos.
x Utilizar condimentos suaves.

xControlar la ingesta de los alimentos ricos en grasas, azucares, productos de panadería, copetín, fiambres, embutidos, manteca, crema.
x Consumir productos lácteos descremados, leche, yogurt, quesos como fuente de calcio y proteínas de buena calidad.
xConsumir carnes magras, huevo como fuente de hierro, proteínas.
xIncorporar todo tipo de vegetales y frutas. Si son crudas poseen gran cantidad de fibras y vitaminas y minerales y si son cocidas, al vapor para evitar en lo posible la perdida de vitaminas.

xComer gran variedad de alimentos que nos aseguran la correcta incorporación de vitaminas y minerales
xAlimentos con suficiente fibra como panes con semillas, avena, salvado, incorporar vegetales y frutas crudas, cereales integrales y legumbres.
xEvitar el exceso de sal.

xIncorporar en el almuerzo y en la cena 1 cucharada de aceite de uva, girasol, maíz, u oliva como aporte de ácidos grasos esenciales que el organismo no puede formar y ayuda absorber las vitaminas a, d, e, k.
xConsumir alimentos de bajo índice glucémico (son aquellos que me producen más saciedad).
xRealizar actividad física adaptada, personalizada.
xTratar de mantener el peso ideal.

¿Cuáles son los minerales que no nos deben faltar?

xHierro. Es importante para el desarrollo del feto, la placenta, el aumento del volumen sanguíneo materno y para cubrir las necesidades basales de la madre. Lo encontramos en las carnes rojas principalmente, carne pollo y pescado el huevo, vegetales de hoja verde, legumbres.
xCalcio . Se deberá incorporar alimento ricos en calcio como leche y sus derivados.
xMagnesio. Alimentos fuente son las almendras, nueces, legumbres, arroz integral en menor porcentaje, acelga y espinaca.
xZinc. Alimentos donde encontramos este mineral es en el germen de trigo, lentejas, carne de vaca, yema de huevo, atún.
xSodio. Evitar el consumo de alimentos muy ricos en sodio como embutidos quesos duros productos de copetín, alimentos enlatados, salsa de soja.

Las vitaminas fundamentales:

Vitamina A. Importante en el crecimiento y desarrollo normal del feto. Alimentos fuente: leches, quesos, pescados, grasos, yema de huevo, y también se encuentra como beta caroteno o precursor de la vitamina A en como vegetales de hoja verde, zanahoria, zapallo, batata.
Folatos. Alimento fuente: legumbres, leche, hortalizas de hoja verde, carnes almendras cereales integrales.
Vitamina C. Alimentos fuente: pimiento verde crudo, berro, kiwi, brócoli, cítricos, espinaca, tomate.
Vitaminas del complejo B. Las encontramos en lácteos, cereales integrales, carnes, legumbres.

 

Fuente: Revista Para Ti
PROTECTIA | 31 agosto, 2018

La recomendación es que el aumento de peso sea de 9 a 12 kilos teniendo en cuenta la talla, de esta manera los especialistas sugieren realizar 4 a 5 comidas diarias, cocinar en forma sencilla como al vapor o al horno para evitar pérdidas de nutrientes.

El Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna brindó algunos tips para alimentarse correctamente durante el período de gestación, un momento en el que la alimentación juega un rol fundamental. Pero, ¿por qué es tan importante lo que comemos durante el embarazo?

Durante la gestación debemos tener una nutrición racional y adecuada y , sin duda, una adecuada alimentación es la mejor herramienta para prevenir complicaciones como partos prematuros y otras alteraciones en el desarrollo del recién nacido.

Además, durante el embarazo, la recomendación es que el aumento de peso sea de 9 a 12 kilos teniendo en cuenta la talla, la estructura corporal, el número de fetos y el sobrepeso.

Objetivos de la alimentación. Durante el embarazo, se debe:

x Cubrir las necesidades nutritivas propias de la mujer.
x Satisfacer las exigencias nutritivas producidas por el crecimiento del feto.
x Preparar al organismo materno para afrontar mejor el parto.
x Promover la lactancia para el futuro.

Tips a tener en cuenta

x Realizar 4 a 5 comidas diarias.
x Beber 3  litros de líquido diario como agua, aguas saborizadas,  caldos de verduras, infusiones, licuados.
x Cocinar en forma sencilla como al vapor, a la cacerola, al horno para evitar pérdidas de nutrientes.
x Evitar los fritos.
x Utilizar condimentos suaves.

xControlar la ingesta de los alimentos ricos en grasas, azucares, productos de panadería, copetín, fiambres, embutidos, manteca, crema.
x Consumir productos lácteos descremados, leche, yogurt, quesos como fuente de calcio y proteínas de buena calidad.
xConsumir carnes magras, huevo como fuente de hierro, proteínas.
x Incorporar todo tipo de vegetales y frutas. Si son crudas poseen gran cantidad de fibras y vitaminas  y minerales y si son cocidas, al vapor para evitar en lo posible la perdida de vitaminas.

xComer gran variedad de alimentos que nos aseguran la correcta incorporación de vitaminas y minerales
xAlimentos con suficiente fibra como panes con semillas, avena, salvado, incorporar vegetales y frutas crudas, cereales integrales y legumbres.
xEvitar el exceso de sal.

x Incorporar en el almuerzo y en la cena 1 cucharada de aceite de uva, girasol, maíz, u oliva como aporte de ácidos grasos esenciales que el organismo no puede formar y ayuda absorber las vitaminas a, d, e, k.
x Consumir alimentos  de bajo índice glucémico (son aquellos que me producen  más saciedad).
x Realizar actividad física adaptada, personalizada.
x Tratar de mantener el peso ideal.

¿Cuáles son los minerales que no nos deben faltar?

 xHierro. Es importante para el desarrollo del feto, la placenta, el aumento del volumen sanguíneo materno y para cubrir las necesidades basales de la madre. Lo encontramos en las carnes rojas principalmente, carne pollo y pescado el huevo, vegetales  de hoja verde, legumbres.
xCalcio . Se deberá incorporar alimento ricos en calcio como leche y sus derivados.
xMagnesio. Alimentos fuente son las almendras, nueces, legumbres, arroz integral en menor porcentaje, acelga y espinaca.
xZinc. Alimentos donde encontramos este mineral es en el germen de trigo, lentejas, carne de vaca, yema de huevo, atún.
xSodio. Evitar el consumo de alimentos muy ricos en sodio como embutidos quesos duros productos de copetín, alimentos enlatados, salsa de soja.

Las vitaminas fundamentales:

 Vitamina A. Importante en el crecimiento y desarrollo normal del feto. Alimentos fuente: leches, quesos, pescados, grasos, yema de huevo, y también se encuentra como beta caroteno o precursor de la vitamina A en como vegetales de hoja verde, zanahoria, zapallo, batata.
Folatos. Alimento fuente: legumbres, leche, hortalizas de hoja verde, carnes almendras cereales integrales.
Vitamina C. Alimentos fuente: pimiento verde crudo, berro, kiwi, brócoli, cítricos, espinaca, tomate.
Vitaminas del complejo  B. Las encontramos en lácteos, cereales integrales, carnes, legumbres.

Fuente: Para Ti.

PROTECTIA | 2 agosto, 2018

La leche materna es muy importante porque es la más segura e higiénica ya que el niño la toma directamente de su mamá. Está disponible a toda hora y en cualquier lugar.La leche materna es muy importante porque es la más segura e higiénica ya que el niño la toma directamente de su mamá. Está disponible a toda hora y en cualquier lugar.

¿Qué es el calostro?

Se denomina así a la primera leche materna que produce la mujer luego de que el bebé nace. Es un concentrado de nutrientes y anticuerpos que el bebé debe recibir al nacer porque es tan importante como una vacuna para prevenir las infecciones más comunes.

¿Hasta cuándo se debe ofrecer sólo leche materna al bebé?

La leche materna debe ser el único alimento que reciba el bebé durante los primeros 6 meses de vida porque le brinda todos los elementos que necesita para su crecimiento y desarrollo saludables. No se debe alimentar al niño con jugos, agua, té ni ningún otro líquido.
La lactancia materna favorece y fortalece la relación de afecto entre la mamá y el bebé y contribuye al desarrollo de niños capaces, seguros y emocionalmente estables. El bebé debe estar en contacto con el pecho de su madre al nacer y debe ser amamantado dentro de la primera hora de vida.
A través de su leche, la mamá le transmite al bebé anticuerpos que lo protege contra las enfermedades más comunes hasta que sea capaz de formar sus propias defensas.

¿Qué es la “lactancia a demanda”?

Significa que se debe alimentar al bebé cada vez que lo pide, durante el día y la noche. No hay que esperar que el bebé llore para amantarlo, el niño lo indicará chupándose el dedo o moviéndose mucho. Para que la mamá pueda producir la leche que su bebé necesita, el niño debe ser amamantado con frecuencia.
Si la mamá tiene que separarse de su hijo puede continuar con la lactancia. Para ello puede extraerse manualmente su leche y conservarla en un recipiente limpio y tapado. Es necesario entibiarla siempre a baño maría y nunca hervirla ni calentarla en microondas para que no pierda sus propiedades.

¿Cómo se puede favorecer la lactancia?

Para amamantar, la mamá debe estar motivada y tranquila; y el bebé, sostenido y seguro.Hay distintas posiciones para amamantar, es conveniente variar las posiciones para prevenir dificultades.Cualquiera sea la posición, siempre es conveniente:

  • Que la mamá esté cómoda.
  • Con la espalda apoyada.
  • Que el bebé sea llevado al pecho de la madre, y no el pecho al bebé.
  • Que la cabeza y el cuerpo del bebé estén alineados con el abdomen de su mamá (“panza con panza”); que no estén curvados ni “enrollados”.
  • Que la cara del bebé esté frente al pecho de la mamá, y su nariz contra el pezón, mirando a la madre.
  • Que todo el cuerpo del bebé quede sostenido en el regazo materno (y no sólo la cabeza o las nalgas).
  • Es importante mirar al bebé a los ojos. A través de la mirada se intercambia afecto.

¿Cómo prender bien el bebé al pecho?

Una buena prendida al pecho favorece que tanto el bebé como la mamá disfruten de la lactancia; que el niño obtenga leche sin dificultad y que la madre conserve sanos sus pezones, sin molestias ni grietas.El bebé está bien prendido cuando:

  • Se ve más areola (parte oscura del pezón) sobre el labio superior.
  • Toma con su boca bien prendida de toda la areola o parte de ella.
  • Tiene la boca bien abierta (como cuando bosteza).
  • El labio inferior está volcado hacia fuera y el superior hacia arriba.
  • El mentón y la nariz del bebé están tocando el pecho.
  • Las mejillas se ven redondeadas.
  • Hace mamadas lentas y profundas, a veces con pausas.
  • Se puede ver u oír al bebé deglutir.

¿Qué pueden hacer los familiares y amigos para apoyar a la mujer durante la lactancia?

El amamantamiento es una tarea en la que deben involucrarse los padres, las familias, los amigos, los equipos de salud y la sociedad en general.

  • Los papás pueden participar en la experiencia de la lactancia. Aunque nadie más que la madre pueda proveer la leche materna, es importante para la mamá y para el bebé si el padre o la persona de apoyo fomentan esta relación saludable. Pueden alentar a la mujer a amamantar cuando esté cansada o desanimada y expresar su aprobación y apreciación por el trabajo y el tiempo que le dedica a la lactancia.
  • Generar espacios amigables para que las madres y bebés amamantados sean bienvenidos en todas partes. Tienen derecho a dar el pecho en escuelas, restaurantes, transporte público, centros de trabajo, visitando a los amigos, en el hospital o estando de compras.
  • Los padres o compañeros pueden dar al bebé todo el cuidado como lo hace la madre. Pueden acunar, hablar, cambiar, bañar, dormir, jugar, cargar, etc. Ellos no pueden amamantar pero sí pueden darle al bebé, con taza o cuchara, la leche materna que dejó la madre.
Ministerio de Salud de la Presidencia de la Nación
PROTECTIA | 5 julio, 2018

A partir de los 6 meses comienza una nueva etapa en donde además de la leche materna, el bebé comienza a ingerir alimentos hechos puré, que después se transformarán en sólidos bien consistentes. Para saber cómo transitar esta nueva etapa con tranquilidad y sin exabruptos, acudimos al pediatra Mario Elmo, quien nos nos cuenta todo lo que necesitamos saber.

6 meses – Etapa de iniciación

Si bien todavía estamos en pleno período de lactancia, el Dr. Elmo cuenta que el bebé, al observar cómo se alimentan sus hermanos y sus padres, comenzará a sentir el deseo de imitarlos. Su cuerpito y su sistema digestivo han alcanzado la perfecta madurez para recibir con mucho entusiasmo y disfrute sus primeras papillas.

El especialista propone diversidad de alimentos y su armonía:

  • Cereales y tubérculos. Fuentes de hidratos de carbono
  • Carnes (ricas en hierro de fácil absorción y aportan proteínas de alto valor biológico). Bien cocidas, ya que facilita la digestión y se destruyen las bacterias y parásitos comúnmente presentes en ellos, sobre todos los productos de origen animal.
  • Huevo (proteínas de alto valor biológico).
  • Aceite (grasas saludables). Sin cocción porque sino se desnaturaliza (el calor transforma el aceite en grasas no saludables).
  • Frutas. Todas, accesibles por estación y costo, bien maduras y cuidadosamente lavadas.

Consejos para un buen comer

El Dr. Elmo indica que para esta nueva práctica se tengan en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • La sillita. Debe ser cómoda, para que el bebé pueda mantenerse sentado, y asegurarse que ésta no caiga hacia atrás por empuje de los pies del bebé, poniéndola contra una pared o afirmando la estabilidad con nuestros pies.
  • La cuchara. Preferentemente que sea pequeña, tipo de té, y que no sean gruesas porque dificulta introducirlas en la boca. “Se debe apoyar en el labio inferior con una pequeña cantidad de alimento. Al principio no hay que introducirla toda en la boca, sino esperar a que el niño la abra, para luego suavemente deslizar la papilla dentro de ella y esperar una disposición como de `pedir más´ entre cucharita y cucharita”
  • El vaso. Puede ser de vidrio, pero grueso, para evitar que se rompa fácilmente. “Se le debe ofrecer el agua apoyando el borde sobre el labio inferior, y al inclinarlo, el bebé suele sorber sin dificultad. Esto posibilita evitar el uso de biberones y el niño gana autonomía rápidamente”, señala el pediatra.

De 7 a 12 meses – Etapa de aprendizaje

Es importante entender que en esta etapa debemos acompañar a nuestro hijo y no presionarlo a que haga lo que creemos que debe hacer, estará atravesando un período de cambio evolutivo en donde poco a poco comienza a realizar una correcta deglución, es decir, formar el bolo alimenticio y aprende a tragar correctamente. A esto se le suma, la salida de los dientes. ¡Todo un cambio!

Seguimos con los alimentos ya mencionados, pero ahora la cantidad es regulada por el propio bebé, a partir de su satisfacción.

La proporción para los distintos grupos es decreciente de la siguiente forma:
*Hidratos de carbono: preparaciones a base de harinas de cereales (trigo, avena, maíz, arroz) y subproductos derivados (fideos, sémola, etc). Tubérculos: papa, batata, mandioca, zanahoria y también frutas (todas) y zapallo.
*Proteínas: carnes (vaca, pollo, pescado), huevo, quesos blandos. También legumbres (arvejas, lentejas, garbanzos, etc) con rico contenido proteico, pero de menor calidad que las de origen animal.
*Grasas: aceite sin cocción (maíz, girasol, uva, oliva).

Consejos para un buen comer

*Dejalo explorar con sus manos, pero luego progresivamente, incorporale la pauta cultural de no “jugar” con la comida, no tirarla al piso.
*Mantené un ambiente tranquilo, distendido, en familia, con palabras suaves invitando a comer, sin distractores como televisión, o ruidos excesivos.
*Si acepta bien todos los días la papilla, incorporá gradualmente una segunda comida, y luego las colaciones como desayuno y merienda.

Más de 1 año – Etapa de fortalecimiento

Es probable que nuestro bebé esté cada vez más inquieto y comience a mostrarse más independiente a la hora de comer, queriendo hacerlo por sí mismo. El Dr. Elmo cuenta que ya a esta altura es probable que ya tenga habilidad motriz para sostener la cuchara, y tomar alimentos del plato y llevárselos a la boca sin mucha dificultad.

Debemos acompañarlo y brindarle un ambiente cálido para que transite esta etapa de libertad con mucho amor y felicidad.

*Una vez que mantiene la comida en la boca, hace movimientos de masticación y prepara adecuadamente el bolo alimenticio para tragarlo sin atorarse, podemos empezar a darle trocitos de comida. Probá primero los alimentos más blandos, por ejemplo pedacitos de frutas bien lavadas.

Es probable que nuestro bebé esté cada vez más inquieto y comience a mostrarse más independiente a la hora de comer, queriendo hacerlo por sí mismo.
Consejos para un buen comer

*El vaso. Cuando ya lo sostiene solo, ofrecele uno de plástico para evitar roturas y lastimaduras.
*El tenedor. Lo empieza a usar más o menos bien después del año y medio o 2 años. En cuanto al cuchillo, el médico dice que difícilmente logren manejarlo bien antes de los 3 años y es riesgoso. Ya puede pinchar y llevárselo a la boca.

¿Cuándo pueden empezar a comer…

… aderezos?
Depende cómo están elaborados. Es conveniente dejarlos para después de los 2 años y en cantidades muy reducidas. Suelen tener sal y grasas en exceso

… salchichas?
Son embutidos, por lo que es conveniente no antes de los 2 años. Vale para todos los embutidos, a los que además de su exceso de grasas, se les agrega sal y muchos condimentos

… frutos secos?
Desde el inicio de la alimentación complementaria. Los que son duros se los muele y mezcla con otros alimentos para mantener una consistencia semisólida. Son además muy ricos en vitaminas, minerales – calcio entre otros- y aceites esenciales.

… snacks?
Siempre después de los 2 años y en cantidades muy limitadas o cuando socialmente no queda mas remedio que aceptarlos (fiestitas, reuniones, etc). “Si no comen nada, mejor”, concluye el Dr. Elmo.

Por Paula Labonia y Paula Germino / Asesoró: Dr. Mario Elmo, pediatra, Secretario Consultor del Comité Nacional de Pediatría Ambulatoria de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), M.N. 57.220.
Fuente: ParaTi