Centro de atención 0800 888 0363

Newsletter

PROTECTIA | 21 mayo, 2019

Aún cuando las grandes ventajas de la lactancia materna son bien conocidos, hay condiciones en las que las madres se ven obligadas o prefieren emplear la alimentación con biberón.

Si el bebé es alimentado con biberón, es vital que la tetina respete la fisiología, que es la naturalidad en la succión.

Debe ser extremadamente suave, elástica, extensible, para no obstaculizar cualquier movimiento de la boca o la lengua del bebé durante la lactancia, de la misma manera que la lactancia materna. Pero no sólo eso, una buena tetina debe respetar la forma en la que el bebé succiona y traga, que cambia y evoluciona con el paso de los meses, como lo demuestra la evidencia científica en este campo.

De hecho, en los bebés el mecanismo de la deglución es un proceso dinámico en constante evolución: se comprobó que en realidad, desde el nacimiento hasta los 6 meses, durante la lactancia el bebé mantiene la boca bien abierta, los labios envuelven el pezón (o la tetina) y el bebé abre y cierra la boca y la lengua se desliza hacia atrás y hacia adelante para mover la leche hacia la parte posterior de la boca para poder tragar.

A esta edad, es aconsejable emplear una tetina muy extensible, cuya forma sea amplia y redondeada, de manera que la boca del bebé este bien abierta. Después de los 6 meses, sin embargo, los labios del bebé están más cerrados y la lengua se mueve de modo de crear una onda que ayuda la succión (aspiración) y la ingestión de leche. Por eso, es ideal una tetina más alargada, que permita que el bebé agarre con mayor facilidad.

Así, para acompañar la evolución del modo en que el bebé come, sin interferir en la fisiología de succión, la tetina debe tener una forma, dimensiones y características que son diferentes para cada rango de edad.

 

 

Fuente: www.chicco.com.ar/osservatorio-chicco/articulos/lactancia/no-solo-el-pecho.html
PROTECTIA | 14 mayo, 2019

Sin duda, la lactancia materna es la mejor opción posible para un recién nacido. Sin embargo, si surgen dificultades, por ejemplo si la leche materna no es suficiente para satisfacer al pequeño, la lactancia materna puede ser complementada con leche de fórmula, siguiendo las instrucciones del pediatra y utilizando un buen biberón. Este es el caso de lactancia mixta, que permite alimentar al bebé correctamente sin privarlo de los beneficios de la leche materna.

El biberón también puede ser una gran ayuda cuando la mamá necesita extraerse leche con el sacaleche para dársela al bebé en otro momento.

Existen dos tipos de lactancia mixta:

 

1. LACTANCIA COMPLEMENTARIA

En cada toma el bebé es alimentado del pecho de su mamá lo más posible y luego se complementa con leche de fórmula desde un biberón. Este tipo de lactancia tiene la ventaja de mantener activa la producción de leche, al estimularla frecuentemente.

 

2. LACTANCIA ALTERNADA

Implica una comida exclusivamente desde el pecho de la madre y la siguiente comida exclusivamente desde el biberón. Este tipo de alimentación es conveniente para la madre que necesita más tiempo para ella o su trabajo, pero debe tenerse en cuenta que la reducción en la succión del pecho puede frenar la producción de leche.

En caso de lactancia mixta, es aconsejable elegir un biberón con una tetina cuyas características sean lo más similares posibles al pecho materno, para que el bebé se alimente indiferentemente del pecho o del biberón, sin dificultad.

 

Fuente: www.chicco.com.ar
PROTECTIA | 15 abril, 2019

Los beneficios de la música para el bebé durante el embarazo son múltiples, desde el desarrollo emocional y cognitivo, hasta llorar menos, dormir tranquilos y alimentarse mejor.

Es por ello, que la Tienda Bebé Urbano trae a su tienda el reconocido Bellytunes, lo último en reproductores de música para embarazadas. Sólo utilizando los auriculares de tu Smartphone más este aparato, que se transforman en parlantes para tu pancita. Compacto y fácil de utilizar, puedes reproducir música y además hablarle a tu bebé de una manera segura y no invasiva.

Bellytunes cuenta con almohadillas de silicona en los parlantes que se adhieren a tu pancita para dejar tus manos libres. Siendo totalmente liviano y fácil de guardar. Es la forma más sencilla de estimular a tu hijo con música y las voces de la madre y el padre desde la primera etapa.

Los audífonos Bellytunes son compatibles con IPhone de 5a generación en adelante, IPod Touch, IPod Nano y Samsung Galaxy S6 en adelante. Incluye 4 adhesivos, un adaptador doble, para que el bebé y la madre disfruten al mismo tiempo, una bolsa para guardar e instrucciones de uso.

Además, puedes seguir la lista de reproducción en Spotify, “Lullabies you’ll Love”, que es accesible a todos los clientes de Bellytunes con música seleccionada para ayudar a calmar a los bebés.

“Desde las primeras semanas de gestación, un bebé es capaz de percibir las vibraciones sonoras. A partir del quinto mes de embarazo, ya puede escuchar los sonidos que provienen del cuerpo de la madre, así como su voz y las voces que lo rodean; de esta manera siente, escucha y aprende. En el último trimestre, es capaz de recordar sonidos y de reaccionar ante estímulos. Por ello, la estimulación prenatal es fundamental para su progresivo desarrollo” comenta Roberto Mayerson, Dueño de Bebe Urbano.

Los audífonos Bellytunes lo puedes encontrar a un precio de $ 19.990 en la tienda de Bebé Urbano y online en www.bebeurbano.cl, con despacho a todo el país.

Esta y más alternativas las encuentras en la tienda Bebé Urbano, con ya 4 años de trayectoria ofreciendo la mejor experiencia de compra del mercado infantil, se ha convertido en un referente del rubro, al reunir -en un sólo lugar- productos atractivos y novedosos para tus hijos.

 

 

Fuente: www.papasok.cl
PROTECTIA | 15 abril, 2019

Hasta antes de las 34 semanas de embarazo, los fetos pueden encontrarse en cualquier posición. Pero hacia las 36 semanas adquieren la posición para el parto, que el 90% de las veces corresponde a la presentación cefálica, es decir, de cabeza hacia abajo. Es fundamental la posición en la que se encuentra el feto, ya que esto determina en gran medida cómo se realizará el trabajo de parto.

Según el obstetra y ginecólogo, doctor Andrés Poblete, hablar de posición del bebé es muy complejo, ya que involucra 3 conceptos que deben ser monitoreados por los especialistas antes del parto. Esto son la presentación, la actitud y la situación en que se encuentra el feto.

El doctor Poblete señala que “la postura del feto, en el interior de la cavidad uterina, se encuentra definida de acuerdo a su relación con la parte superior de la pelvis materna. A esto se le llama presentación”. Por lo tanto, si en relación con la parte superior de la pelvis materna se encuentra la cabeza, se habla de presentación cefálica, si se encuentran las nalgas será presentación podálica y si se encuentra el hombro será presentación transversa.

La situación se refiere a la relación existente entre el eje longitudinal fetal y el eje longitudinal del útero. Si los dos están paralelos, entonces se dice que el feto está en situación longitudinal, y si los dos están en ángulos de 90 grados uno del otro, se dice que el feto está en situación transversal. El 99,5% de los fetos están en posición longitudinal.

La actitud fetal en cambio, se refiere a la relación de los “segmentales fetales entre sí”, lo que se denomina popularmente “posición fetal”. Esto quiere decir que el bebé adopta una actitud de flexión de sus partes, cuyo objetivo es ocupar un menor espacio para acomodarse dentro de la cavidad uterina. Esta actitud de flexión activa es lo que da origen al denominado ovoide fetal.

La actitud fetal normal se conoce como posición fetal, donde la cabeza está inclinada sobre el pecho y los brazos, y las piernas están doblados y recogidos hacia el centro del pecho. Las actitudes fetales anormales son la cabeza extendida hacia atrás, u otras partes del cuerpo extendidas o colocadas detrás de la espalda.

Parados ante la vida

Antiguamente se creía que nacer parados era sinónimo de buena suerte. Sin embargo, actualmente una presentación del feto en podálica o de nalgas, que representa el 8% de todos los partos, la mayoría de las veces implica un nacimiento por cesárea.

Existen tres formas principales de presentación de nalgas. En la posición “completa o flexionada”, los muslos están flectados contra el cuerpo y las rodillas dobladas. En la posición de nalgas “franca”, los muslos están flexionados, las piernas extendidas hacia arriba y los brazos suelen tomar las piernas. En la posición de nalgas “flotante”, en cambio, las piernas están apenas flexionadas y los pies están por encima del cervix.

Hasta antes del 2000, se podían asistir partos en podálica de acuerdo a algunos criterios de selección de las pacientes, con el objetivo de dar seguridad a esos partos. El doctor Poblete cuenta que esta situación se revirtió debido a un estudio multicéntrico internacional que culminó en ese mismo año. “El estudio comunicó que existían evidencias significativas de un mayor riesgo de daño o muerte para los fetos de término que eran expuestos a un parto en podálica, con lo cual se determinó realizar una operación cesárea cuando el especialista lo estimara necesario”. Esta recomendación se ha extendido también a los gemelos y a los partos prematuros.

Para el doctor Poblete, la única opción para realizar un parto vaginal a una paciente con un feto en podálica a término, es dar vuelta a la guagua, maniobra que se denomina “versión externa”. Esta se realiza a través del abdomen de la madre, y es exitosa aproximadamente en dos tercios de las pacientes.

 

 

Fuente: www.papasok.cl

PROTECTIA | 15 abril, 2019

Comienza el segundo trimestre del embarazo, trayendo un sinnúmero de cambios para el feto y la madre. Ella sentirá que recupera sus energías y quizás perciba algún movimiento del hijo, aunque muy leve y esporádico, como un cosquilleo en el vientre.

El feto está muy activo y puede voltearse completamente dentro del saco. Con su rostro, aún en formación, ya hace algunas muecas graciosas, como fruncir la frente o ponerse bizco. Su piel es casi transparente y su aspecto general aún es delgado y con una cabeza grande. Aparecen cejas y pestañas muy finas, y de a poco empieza a pigmentarse el cabello.

Sentirse embarazada

La placenta se engruesa y comienza a producir las hormonas que preparan los pechos de la madre para la lactancia, por eso se vuelven aún más sensibles y voluminosos. En general, el segundo trimestre del embarazo se considera un periodo más agradable que el primero, puesto que algunas molestias iniciales, como las náuseas, desaparecen progresivamente. Esto animará a la madre.

Además, la experiencia de sentir al hijo moverse dentro de ella y los evidentes cambios físicos la hacen tener mayor conciencia de su estado. El abdomen se abulta y es probable que las faldas y pantalones no cierren en la cintura.

Fuente: Doctor Hernán Muñoz, jefe de la Unidad Académica del Departamento de Obstetricia y Ginecología del Hospital Clínico de la Universidad de Chile
PROTECTIA | 15 abril, 2019

Nadie imaginaría presentarse al examen de grado de su carrera sin haberse preparado con dedicación, tiempo y energía para enfrentar el desafío de la mejor manera posible. Sin embargo, ¿cómo prepararse para que el embarazo y parto sea una vivencia agradable y reconfortante?

La respuesta es un buen acondicionamiento físico, que permita al cuerpo enfrentar de mejor forma la sobrecarga que significa el embarazo, específicamente para la columna vertebral, las extremidades inferiores y la base pélvica. Una rutina de ejercicios especialmente diseñada para la embarazada, que le permita prepararse para enfrentar el parto de mejor forma, propiciando un proceso más rápido y fácil.

La matrona Rosa María Román hace veinte años realiza cursos de preparación para parto natural, proceso en el cual no se utilizan drogas ni anestesias y que tiene una mínima intervención externa. Indica que los ejercicios preparto ayudan a conocer y controlar el cuerpo, para manejarlo correctamente durante el trabajo de parto.

Agrega que además de practicar una rutina de ejercicios, conviene aprender técnicas de respiración y relajación. La matrona explica que “nuestra vida actual es sedentaria, con muy poca actividad física, y el parto, que es donde culmina el embarazo, requiere un esfuerzo físico muy distinto a lo cotidiano, por esto, es necesario que el cuerpo esté en el mejor estado para enfrentarlo”. Agrega que “al ser el parto algo propio del cuerpo, es bueno tomar conciencia de él y conocerlo mejor”.

Aunque siempre es necesario consultar a un especialista, lo normal es que una rutina especializada sólo aporte beneficios. En opinión de la profesional, hay un beneficio adicional al físico y es el emocional, pues “la mamá siente que está haciendo algo concreto y real por ella y su bebé, dedicándole tiempo en una rutina que debería ser de 20 a 25 minutos diarios, en forma concentrada, con un período para la relajación que le permita centrarse, equilibrarse y aislarse del resto de las actividades rutinarias del día, en una especie de recreo del cuerpo y la mente. Además, es una rica experiencia porque la mamá se preocupa de su hijo antes que nazca, es una forma de prepararse”.

Tanto en Europa como en Estados Unidos, es una práctica habitual que las mujeres embarazadas tomen cursos de pre-parto, generalmente acompañadas por sus parejas porque es una experiencia que enriquece la relación.

Aunque en Chile todavía no es una práctica generalizada, hay un creciente interés y la oferta es cada vez más amplia. La mayoría de estas clases incluyen una rutina de ejercicios, métodos de relajación y respiración y en algunos casos, información teórica sobre el embarazo, el parto y el cuidado del recién nacido.

Alternativas al ejercicio preparto

Independiente de la gimnasia especializada pre-parto, hay otras alternativas que también ayudan a mantener el cuerpo en mejor estado físico, eso sí, siempre bajo el permiso del médico obstetra:

· Caminar a buen ritmo 15 a 20 minutos, cuidando la rectitud de la espalda, colocando los hombros relajados y ligeramente echados hacia atrás, la cabeza en alto y mirando hacia adelante. Es recomendable respirar profundamente y llevar zapatos cómodos.
· Nadar en piscinas temperadas o hacer hidrogimnasia, ojalá en rutinas especiales para embarazadas. Es ideal porque el agua sostiene el peso del cuerpo y permite tonificar los músculos sin esfuerzo y además de beneficioso, es muy placentero.
· Gimnasia Pilates. Consiste en el control de la respiración y del “centro del cuerpo” a través de movimientos suaves y lentos. Busca el equilibrio entre el cuerpo y la mente. En embarazadas, los ejercicios se enfocan al área pélvica y a elongación y relajación.
· Yoga. Permite el manejo de la respiración, lo que facilita el trabajo de parto. Es una buena opción para quienes deseen concentrarse y lograr una relajación profunda. Además, ayuda a mejorar la circulación de la sangre y el oxígeno que llega al bebé.
· Montar en una bicicleta de interior a una velocidad y resistencia adecuadas.

 

 

Fuente: www.papasok.cl
PROTECTIA | 15 abril, 2019

Diez consejos para estar saludable

Durante el embarazo, postparto y el nacimiento, no todas las mujeres saben los cambios físicos que enfrentarán, así como tampoco que pueden hacer actividad física prácticamente durante los 9 meses; muy beneficiosa para la madre y el hijo en gestación. Sigue estas recomendaciones y vive tu embarazo en plenitud.

Toma consciencia de los beneficios para ti y tu hijo

Se ha visto que una rutina regular de ejercicios durante el embarazo se traduce en múltiples beneficios tanto para la madre como para el hijo. Entre ellos, prevención de incontinencia urinaria, diabetes gestacional, aumento excesivo de peso, prolapso a futuro, várices y edemas. A la vez prepara al organismo femenino para el momento del parto, la posterior recuperación postparto y las nuevas exigencias asociadas al cuidado del bebé. Por otro lado, el hecho de seguir un plan de ejercicios y que la madre se de un tiempo para estar con ella misma, disminuye las tasas de depresión y mejora la autoestima y la calidad del sueño. En el niño, un embarazo activo previene la macrosomía fetal (niños con peso mayor a 4 kilos), complicaciones perinatales y además potencia un mejor desarrollo sicomotor en su infancia.

Una buena alimentación

Aunque el mito de “comer por dos” está derribado, no está demás recordar que durante el primer y segundo trimestre los requerimientos calóricos del organismo no aumentan, es decir, basta con una dieta equilibrada, que integre porciones de todo tipo de alimentos -frutas, verduras, proteínas, lácteos y carbohidratos- para satisfacer las necesidades de la mamá y el bebé en gestación. Durante el segundo y tercer trimestre la ingesta calórica debe incrementarse cerca de 350 gr por día, requerimiento que es cubierto por una barra de cereal y un yogurt.

Incluso con sobrepeso, hay que ejercitarse

La experiencia demuestra que el embarazo es la época ideal para instaurar hábitos de vida saludable, sin importar si antes existían. La futura mamá entra en una dinámica de mayor contacto con el área de la salud, está mucho más susceptible a aceptar los consejos que le den y a tomar consciencia sobre las recomendaciones que le entregan, para ella y su hijo. “No importa si antes ha sido sedentaria u obesa, puede buscarse un plan de ejercicios adecuados para ella, comenzando suave y paulatinamente, con el objetivo de contrarrestar el alza excesiva de peso, disminuir el dolor lumbar -que en las embarazadas con sobrepeso es más intenso- a través de terapias kinésicas específicas”, indica Constanza Millán, kinesióloga de la Universidad de Chile y directora de GestaVida (www.gestavida.cl), centro de salud que brinda servicios kinésicos y nutricionales a mujeres embarazadas y en etapa postparto, como también a sus hijos.

Comienza despues del tercer mes de embarazo

Aunque no existen estudios que lo comprueben, durante los tres primeros meses la actividad física no está recomendada. Según explica la profesional, algunas investigaciones indican que el riesgo de aumento de temperatura asociado al ejercicio podría causar efectos teratogénicos o mutaciones en el desarrollo del bebé. Debido a esta controversia, los planes de ejercicios comienzan a partir de la semana número 13 de gestación.

Haz los ejercicios más útiles

Los ejercicios tienen distintos objetivos. A juicio de la kinesióloga, lo más importante es fortalecer y entrenar el piso pélvico (músculos de la pelvis), que juegan un papel muy importante en la disminución de la incontinencia urinaria y el prolapso, y para favorecer el proceso de parto y la recuperación postparto. “Este es un trabajo que tiene mucha importancia, porque en general las mujeres tenemos poca consciencia y noción de los músculos pélvicos, de dónde están y de cómo fortalecerlos”, explica. También se busca fortalecer el músculo transverso del abdomen, que es el músculo abdominal que trabaja durante la etapa del pujo. Asimismo, es el que opera en conjunto con otros para mantener el piso pélvico, sostiene el abdomen y estabiliza la zona lumbar. Igualmente deben fortalecerse piernas y brazos, para mantenerse bien físicamente, no subir mucho de peso y tener las condiciones necesarias para tomar en brazos al bebé y darle de mamar. Así se evitan enfermedades como tendinitis y molestias en hombros y espalda.

Tres veces por semana

La frecuencia de los ejercicios debe ser diaria, por media hora, o tres veces a la semana en sesiones de 50 a 60 minutos cada vez. También es posible concentrarla dos veces por semana, por lapsos de tiempo más extendidos. Lo importante, señala Constanza Millán, es ser constante en el tiempo, comenzando desde la semana 13 de gestación (idealmente) y concluir con una rutina de ejercicios especializada al menos 2 meses después del parto. Según comenta esta kinesióloga, algunas mujeres pueden seguir practicando sus ejercicios hasta 1 semana antes del parto, y otras por prescripción médica suspenden algunas rutinas 2 o 3 semanas antes que nazca el bebé. Todo depende de su estado físico, pero prácticamente ninguna embarazada está incapacitada para realizar actividad física.

Los abdominales tradicionales

Durante el embarazo nunca deben hacerse ejercicios abdominales tradicionales de flexión de tronco. Ni siquiera en el postparto. Solo luego de 4 o 5 meses postparto pueden retomarse. En la etapa de gestación, los ejercicios son más lentos y la futura mamá debe descansar, de acuerdo a su propio ritmo.

Rutinas adaptadas al embarazo

Durante el tercer trimestre de gestación, es decir, a partir del sexto mes, las rutinas de ejercicios pueden variar y adaptarse. En algunos casos, como explica la directora de GestaVida, es recomendable bajar la intensidad y analizar caso a caso cómo se siente la futura mamá con ciertos ejercicios. “Si la embarazada se siente bien puede seguir con sus ejercicios habituales. No es necesario bajar el ritmo si no presenta molestias”, asegura Constanza Millán.

Respetar el postparto inmediato

Durante el mismo día del parto se recomienda caminar lo menos posible, para favorecer una recuperación posterior mejor. Los músculos pélvicos están débiles, se lesionaron producto de algún desgarro o una episiotomía, por lo tanto, no están preparados para soportar el peso de las vísceras. Los días posteriores la tarea es caminar de a poco y realizar pequeñas contracciones del piso pélvico, para localizarlo de nuevo, porque a pesar de haberlo reforzado durante el embarazo estará más bien “dormido” y es necesario “despertar al músculo”.

Ser la de antes

Si el parto ha sido normal, recién desde la semana 4 a 6 puedes comenzar nuevamente con actividad física progresiva. En el caso de operación cesárea es necesario esperar más, desde las 6 a las 8 primeras semanas. Durante ese periodo, que debe durar cerca de 2 meses para una recuperación efectiva, la kinesióloga recomienda concentrarse en reforzar el piso pélvico, que recibió mucha carga, especialmente durante los últimos meses. También deben realizarse ejercicios enfocados a retomar la postura. El abdomen se está achicando, la columna está volviendo a su posición normal y las caderas están juntándose otra vez, por lo tanto, es momento de retomar la actividad física, para volver a su peso normal y a la forma corporal previa, de manera más rápida. “La experiencia clínica demuestra que las mujeres mejoran significativamente su ánimo al retomar las actividades y ejercicios. Eso les aporta bienestar y refuerza su autoestima, por lo tanto, se sienten mejor dispuestas a enfrentar el trabajo que demanda el cuidado del bebé”, señala.

Según la kinesióloga Constanza Millán, está demostrado que los hijos de madres activas durante el embarazo, tienen un mejor desarrollo sicomotor. Tener un embarazo activo -explica- permite cuidar la salud del niño desde antes del nacimiento.

 

Fuente: www.padresok.com
PROTECTIA | 28 marzo, 2019

Estos avances y el gran potencial regenerativo de las células mesenquimales son los que impulsaron a Protectia a ser el primer banco de Argentina en almacenar estas células obtenidas del tejido del cordón umbilical

Un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) en Argentina, en colaboración con el CEA (Comisariado de La Energía Atómica, París, Francia), han logrado obtener células diferenciadas a partir del cultivo de células madre mesenquimales, que son extraídas de cordón umbilical de recién nacidos.

“La aplicación de estas Células Diferenciadas Mesenquimales (DMC) favorece a que ocurra una regeneración del tejido dañado en vez de la formación de la cicatriz habitual”, explicó la Dra. Marcela García, investigadora a cargo del proyecto.

En este sentido, remarcó la ventaja de la regeneración -que se logra al aplicar las Células Diferenciadas Mesenquimales- con la formación de nuevo tejido en lugar del tejido lesionado. Mientras que la cicatrización se relaciona con la sustitución del tejido normal por tejido conectivo, dejando la conocida cicatriz.

La investigadora explicó que “las células denominadas Células Diferenciadas Mesenquimales (DMC) obtenidas a partir de las Células Madre Mesenquimales (CMM) poseen la capacidad de ser particularmente eficientes en la curación de lesiones dérmicas como las úlceras crónicas, permitiendo la regeneración del tejido dañado en las heridas”.

Por último, destacó otros atributos de estas células: “las DMC poseen la capacidad de inhibir localmente a nuestro sistema inmune, esto se debe a que poseen una proteína (HLA-G) que tiene propiedades inmunosupresoras locales, y ha demostrado desempeñar un papel esencial en la tolerancia materno-fetal y en el trasplante de órganos”.

Estos avances y el gran potencial regenerativo de las células mesenquimales son los que impulsaron a Protectia a ser el primer banco de Argentina en almacenar estas células obtenidas del tejido del cordón umbilical.


Fuente: UNLP / Argentina Investiga
PROTECTIA | 30 enero, 2019

Estudio complementario que mide la viabilidad real de la muestra a guardar, mediante el uso de Anexina V durante su procesamiento.

Consultá más sobre este servicio en el formulario que está a continuación y nosotros te asesoramos de manera personalizada.

 

PROTECTIA | 30 enero, 2019

Por año, 7500 familias argentinas deciden guardar las células madre de cordón umbilical durante el nacimiento de su bebé.  

Cuando nazca tu bebé, habrá dos posibilidades: Que el cordón umbilical se deseche, perdiéndolo para siempre…O que se recolecte y lo guardes para utilizar las células madre que contiene en muchas aplicaciones médicas, que podrían servir tanto a tu hijo, como a toda tu familia.

 Protectia es un banco nacional de células madre. Se ha convertido en el líder en investigación sobre células madre en Argentina, siendo el primer banco criopreservador con su propia Unidad de Investigación Científica.

 Más de 10 años de experiencia en Argentina, y sus estándares de calidad, han permitido que sea el único Banco del país con cobertura a través de Obra Social: Consultá por la tuya.