Centro de atención 0800 888 0363

unidad científica


Protectia se convierte en el primer banco en Argentina
en involucrarse en las investigaciones , creando su propia unidad
de investigación científica.

Unidad Científica

PROTECTIA | 19 febrero, 2020

Argentina participa en más de 24 ensayos clínicos a nivel mundial a través de centros médicos y de investigación.

Tras superar un largo recorrido de investigación, las células madre extraídas de sangre de cordón umbilical y otras terapias celulares se posicionan como alternativas para tratamientos de enfermedades que no encuentran respuesta en los procedimientos convencionales. Este gran potencial terapéutico está teniendo resultados esperanzadores en diferentes patologías como encefalopatía hipóxica, autismo o parálisis cerebral. Pero, para que las terapias basadas en células madre puedan ser certificadas como tratamientos, es necesario demostrar estándares de calidad y seguridad que garanticen esos beneficios.

De 2018 a 2019 hubo un crecimiento en el número total de ensayos clínicos registrados en los que se realiza terapia celular avanzada. El crecimiento continuo es un signo claro de que el campo de la terapia celular y genética está madurando y se afianza con el paso del tiempo. Cada año hay alrededor de 750 nuevos ensayos clínicos, dando comienzo a nuevas esperanzas de desarrollar terapias celulares para más patologías. El énfasis ahora está en avanzar hacia ensayos de fase posterior y terapias aprobadas.

En Argentina, en adición a la aplicación de células madre en tratamientos clínicamente aprobados, se están llevando a cabo cuatro protocolos de investigación y tres ensayos clínicos con células madre avalados por INCUCAI para evaluar potenciales terapias para ataques cerebrovasculares (ACV), lesiones en el cartílago de la rodilla y quemaduras.

Por otro lado, 24 centros médicos y de investigación de Argentina se encuentran participando colaborativamente en ensayos clínicos registrados en ClinicalTrials.gov, que es la base de ensayos clínicos administrada por la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos y avalada por la FDA (Food and Drug Administration),la agencia del gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos, aparatos médicos, productos biológicos y derivados sanguíneos. Se trata del registro más grande del mundo, con estudios de 209 países.

Entre los centros médicos de Argentina que participan de los estudios relacionados a terapias con células madre se encuentran el Hospital Garrahan de Buenos Aires, el Hospital de Niños de la Santísima Trinidad de Córdoba, instituciones de La Plata, y de Tandil, entre otros. 

En Córdoba asimismo la Unidad de Investigación científica de Protectia apoya los avances en el desarrollo de estudios con células madre en alianza con reconocidos centros de salud e investigadores, buscando lograr nuevas aplicaciones que mejoren la calidad de vida de miles de personas.

Fuentes:
https://celltrials.org/news/2019-overview-advanced-cell-therapy-clinical-trials
https://clinicaltrials.gov
http://www.celulasmadre.mincyt.gob.ar/tratamientos.php

PROTECTIA | 10 febrero, 2020

Un revolucionario estudio investiga el potencial de la sangre del cordón umbilical para prevenir o retrasar la aparición de diabetes Tipo 1 en niños con alto riesgo de desarrollar la enfermedad.

En todo el mundo existen unos 500.000 niños y niñas con diabetes, en el 90% se trata de diabetes tipo 1, en la que el páncreas no produce insulina, la hormona que permite a la glucosa ingresar a las células y generar energía. En nuestro país se diagnostican aproximadamente entre 5 y 10 nuevos casos cada 100.000 personas anualmente. 

“La diabetes Tipo 1 es la autoinmune, conocida como insulino-dependiente, y hasta el momento no hay forma de prevenirla, sino que se desencadena en algún momento de la vida, en aquel niño que nace con la predisposición genética”, explica Paz Povedano, médica pediatra, especialista en nutrición clínica infantil y jefa de la sección Diabetes del Hospital de Niños de Córdoba.

Por esto, toma tanta relevancia el primer estudio mundial, desarrollado en Australia, que investiga el potencial de la sangre del cordón umbilical para prevenir o retrasar la aparición de diabetes Tipo 1 en niños con alto riesgo de desarrollar la enfermedad.

El estudio CORD (Cord blood Reinfusion in Diabetes) evalúa la viabilidad de la reinfusión de la propia sangre de cordón umbilical en niños con riesgo de diabetes tipo 1. Se trata de una investigación dirigida por la Dra. María Craig, profesora de endocrinología pediátrica, en alianza con la Universidad de Sidney y la Red de Hospitales Pediátricos de Sidney, Australia.

Como la diabetes tipo 1 se produce cuando el sistema inmunológico del organismo destruye las células productoras de insulina en el páncreas, lo que están comprobando es que las células que se encuentran en la sangre de cordón umbilical pueden detener la destrucción inmunológica en el páncreas y evitar que los niños desarrollen la enfermedad.

El estudio está disponible para familias que han almacenado sangre del cordón umbilical o que actualmente esperan un bebé y planean almacenarlo. E implica dos fases:
Análisis de detección: Se realizan pruebas para detectar marcadores tempranos de la diabetes  en niños de entre 1 y 14 años que corren un alto riesgo de desarrollar Diabetes Tipo 1, porque sus padres, hermanos u otros familiares cercanos (parientes de primer o segundo grado) ya la tienen. 
Tratamiento y seguimiento: Los niños que reúnen los requisitos y que tienen riesgo muy alto de desarrollar diabetes reciben una infusión de su propia sangre de cordón umbilical y luego se realiza un seguimiento durante 3 años o hasta que desarrollen la enfermedad.

La Dra. Craig y su equipo consideran que el estudio ayudará a comprender mejor el sistema inmunológico de niños con riesgo de desarrollar diabetes y están esperanzados en que puedan ayudar a encontrar maneras de prevenir esta enfermedad de por vida. 


Más información: El estudio CORD ha sido aprobado por el Comité de Ética de Investigación Humana de la Red de Hospitales de Niños de Sydney y figura en el Registro de Ensayos Clínicos de Australia y Nueva Zelanda.

PROTECTIA | 10 febrero, 2020

Los gemelos tienen un año y serán trasplantados en abril en el Hospital Garrahan por una rara enfermedad que tienen los dos.

“Nos enteramos a los 6 meses, en un control que le fuimos a hacer, que los bebés tenían el Síndrome de Wiskott-Aldrich. Se trata de una enfermedad genética pero también tiene que ver el sexo porque está ligado al cromosoma X, por lo que lo padecen siempre los varones”, cuenta Belén Varela, la mamá de Milo y Jano. 

El Síndrome de Wiskott Aldrich es una enfermedad genética, y el único tratamiento conocido hasta ahora es el trasplante de células madre hematopoyéticas (CPH). Si no se hace un tratamiento a tiempo, las posibilidades de sobrevivir disminuyen notablemente a partir de los 15 años porque el síndrome afecta al sistema inmunológico, provoca infecciones recurrentes, disminuye drásticamente el número de plaquetas en sangre dificultando la coagulación y favorece las hemorragias. 

El especialista en hematología e integrante de la Sociedad Argentina de Trasplante (SAT) Gustavo Milone, al hablar de la próxima intervención de los gemelos, precisó que el trasplante de células madre implica «reemplazar la fábrica de células enferma por una sana» capaz de producir CPH sin defectos. «Se trata de un procedimiento sencillo, pero el mayor desafío es que el paciente trasplantado evolucione bien y no tenga complicaciones en el año posterior, como puede ser la ‘enfermedad de injerto contra huésped’ que es la reacción de las células trasplantadas contra el organismo del paciente u otras infecciones por inmunosupresión», completó el profesional. 

Las células madre hematopoyéticas pueden obtenerse de diferentes fuentes como la médula ósea o el cordón umbilical. La sangre de cordón umbilical de un bebé contiene células madre hematopoyéticas muy jóvenes que tienen la capacidad de renovarse y diferenciarse. Su eficacia ha sido probada en tratamientos que ayudan a reemplazar las células sanguíneas dañadas por células sanas y fortalecer el sistema inmune. Y pueden ser utilizadas en aplicaciones médicas para el propio paciente, como para familiares o en trasplantes no relacionados, siempre y cuando se compruebe la factibilidad del tratamiento y la compatibilidad entre donante y receptor.

Poder almacenar las propias células madre al nacer es una gran ventaja porque asegura la compatibilidad del 100% de la muestra en caso de ser aplicada en un tratamiento del mismo paciente y, además, se descarta la posibilidad de la ‘enfermedad de injerto contra huésped’ porque no proviene de un donante.

En el caso de Milo y Jano, destaca la importancia de las células madre hematopoyéticas para revertir una condición que cambiará su calidad de vida. Y el procedimiento se vuelve parte de la historia médica nacional porque es la primera vez que se hará un trasplante de células madre en simultáneo. “Pero también porque es la primera vez que se da un caso de gemelos con Síndrome de Wiskott Aldrich”, concluye Belén Varela mientras esperan el tratamiento que cambiará la calidad de vida de sus pequeños hijos. 

PROTECTIA | 14 enero, 2020

El niño con retinopatía del prematuro que fue a China para un tratamiento con células madre ya puede ver, y se prepara para viajar nuevamente para continuar su tratamiento.

En el video, se lo puede ver a Aarón jugando al clásico Simón Dice distinguiendo y recordando los colores en una Tablet.
Sus papás comparten felices sus avances: “Como él nunca vio, se le hace muy complicado explicar lo que ve en palabras. Sabemos que hay cambios, que ve bultos, sombras y formas que antes no veía”.

En 2019, el niño pudo viajar a China para realizar el tratamiento con células madre y así, ser uno más de los tantos pacientes argentinos que han recuperado visión luego de ser recibidos en la clínica Wu Medical Center.
Aarón, que hoy tiene 9 años, nació con 28 semanas de gestación y luego de 3 meses en incubadora fue diagnosticado con «retinopatía del prematuro”. Ningún tratamiento había resultado efectivo para recuperar su visión, hasta ahora.

Su tratamiento consiste en 3 instancias de regeneración nerviosa con células madre mesenquimales y células madre neuronales para reparar sus nervios ópticos y células retinianas dañadas, reemplazar los nervios y las células muertas, nutrir los nervios y las células, mejorar el ambiente corporal, regular su sistema inmunológico y mejorar la circulación sanguínea. Esto se combina con entrenamiento de rehabilitación.

Después de 14 días de la primera aplicación de células madre, su visión mejoró. Podía discernir los dedos y el tamaño de los objetos frente a él y podía evitar los objetos solo cuando caminaba. Aquí en Argentina, continúa con estimulación del nervio óptico por lo que los resultados se obtienen en forma progresiva. Y se prepara para viajar nuevamente a China para continuar con el tratamiento.

Meses antes de viajar, este niño fue noticia cuando desafió a Marcelo Tinelli a jugar al básquet con los ojos vendados. El conductor emocionado lo invitó a su estudio para contribuir con la campaña solidaria que se realizaba en Rosario para que Aarón pudiera viajar a China a recibir el tratamiento que le permitiría ver por primera vez.

 

PROTECTIA | 6 enero, 2020

Un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke (Estados Unidos) ha mostrado la seguridad del tratamiento con células madre de sangre de cordón umbilical del propio paciente o de un hermano en niños con problemas neurológicos, como autismo o parálisis cerebral.

El objetivo de este ensayo clínico abierto preliminar, puesto en marcha en el año 2017 y autorizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), es ofrecer el acceso a esta terapia experimental a las familias que hayan conservado la sangre de cordón umbilical de sus hijos en un banco familiar. Posteriormente, se necesitarán ensayos fase III para evaluar científicamente su eficacia.

Por el momento, han probado la seguridad del protocolo de este tratamiento en los niños con problemas neurológicos. Los niños potencialmente elegibles con autismo, parálisis cerebral y otras afecciones relacionadas fueron evaluados a distancia bajo un protocolo de evaluación a través de cuestionarios para los padres, registros médicos y laboratorios.

En el trabajo, liderado por la doctora Joanne Kurtzber, los únicos eventos adversos en los niños fueron reacciones transitorias a las infusiones del tratamiento, que ocurrieron en apenas el 3,9 por ciento de los casos. Ningún niño requirió tratamiento o desarrolló una infección después de la infusión.

El 57 por ciento de los pacientes en este ensayo presentaba autismo, mientras que el 28 por ciento tiene parálisis cerebral y el resto otro tipo de enfermedades como hidrocefalia o apraxia. Con datos actualizados a junio de 2019, 277 de los 1.400 niños que participan en este ensayo han recibido 302 transfusiones de células, 160 de su propia sangre y 117 de hermanos. Las transufsiones fueron realizadas en un día y en general fueron seguras y viables.

PROTECTIA | 17 diciembre, 2019

En un ensayo, los científicos del Conicet comprobaron el efecto antiinflamatorio que tienen las células madre mesenquimales derivadas de cordón umbilical humano sobre dichos órganos. Esto implicaría un gran avance médico para futuros trasplantes de pulmón.

Un equipo de científicos del Conicet unió esfuerzos en un gran trabajo de investigación a fin de mejorar la preservación de pulmones que son donados para trasplante empleando células madre, lo que permitiría aumentar la cantidad de pulmones disponibles para salvar más vidas.

El trabajo fue publicado recientemente en la revista Stem Cells Internacional, y surge como una necesidad ya que los pulmones donados deben cumplir con criterios de selección muy estrictos para poder ser trasplantados. El pulmón es un órgano muy delicado de mantener, es decir, es muy fácil de dañar durante el proceso de obtención y, por lo tanto, es muy difícil preservar su funcionalidad en niveles óptimos para implante. Por estos motivos, solo el 8 por ciento de los pulmones donados en Argentina llegan a implantarse, mientras que en el resto del mundo esa cifra asciende al 20 por ciento.

Ante esta problemática, los investigadores del Laboratorio de Regulación Génica y Células Madre del Instituto de Medicina Traslacional, Trasplante y Bioingeniería (IMeTTyB, Universidad Favaloro-CONICET), se propusieron aumentar la calidad de pulmones donantes. Este grupo de científicos sabía, por sus trabajos previos, que las células madre mesenquimales derivadas de cordón umbilical poseen propiedades antiinflamatorias e inmunosupresoras.

Natalia Pacienza, científica del CONICET que encabeza esta línea de investigación, explica que “desde que se obtiene el órgano hasta que se implanta en el receptor pasan generalmente entre seis y ocho horas, tiempo en el cual el pulmón está en isquemia, es decir, no tiene circulación ni tampoco está ventilando. Esto produce un desbalance oxidativo en el órgano que deriva en infiltrado celular, edema y pobre intercambio gaseoso. Para contrarrestarlo, suministramos células madre mesenquimales al pulmón que, por sus propiedades antiinflamatorias, evitan esta cascada de eventos dañinos y maximizan la preservación del órgano”.

PROTECTIA | 17 diciembre, 2019

Esto explicaba la Dra. Joanne Kurtzberg, una de los principales referentes en investigación y uso de células madre, durante la nueva edición del Congreso Internacional de la Asociación de Sangre de Cordón, realizado en USA, en septiembre de este año.

Durante su exposición, la Dra. Kurtzberg volvió a mostrar su compromiso para que más niños con algún tipo de lesión cerebral tengan acceso a tratamientos que mejoren su calidad de vida.

Por esto, contó que a finales de 2017, desde su área de investigación en Duke University abrieron un Protocolo de Acceso Expandido (EAP) para infusión de células madre autólogas obtenidas de sangre de cordón umbilical para niños con lesiones cerebrales, incluyendo:
Autismo, Parálisis Cerebral, Hidrocefalia congénita, lesión cerebral hipóxica, apraxia.

Esto posibilitó incluir a muchos niños de todo el mundo en el estudio clínico logrando realizar la infusión de células madre propias en más de 320 pacientes pediátricos de 0 a 18 años, con un seguimiento de seguridad de 12 meses luego de la aplicación.
Kurtzberg contó que recibe miles de correos electrónicos de familias en busca de un posible tratamiento para sus hijos, por ello consideró fundamental expandir el acceso a los protocolos médicos.

“Podríamos haber tratado a 3000 pacientes o más pero no tenemos tantas camas de infusión” se lamentó, por lo que instó a que otros centros médicos se asocien a su equipo de investigación para seguir dando acceso a tratamientos a más niños.

 

Para ver su presentación en el Congreso de Cord Blood Association:
https://www.youtube.com/watch?v=WmX3gvctD10&feature=youtu.be

PROTECTIA | 30 octubre, 2019

De vez en cuando, los médicos y personal involucrado en trasplante de sangre de cordón y médula ósea, así como personal relacionado a la guarda de sangre de cordón oyen declaraciones que están basadas en información incorrecta o conjeturas. La Cord Blood Association recientemente consultó a sus miembros ejemplos de mitos con los cuales se encuentran.

Aquí presentamos los mitos que enviaron y sus correctos hechos.

Mito: La sangre de cordón es un desecho médico y no tiene valor.

  • Realidad:  la sangre de cordón umbilical de un bebé contiene células madre hematopoyéticas que, cuando son trasplantadas pueden reconstruir la médula ósea y sistema inmune, y así salvar la vida de un paciente con enfermedades graves de la sangre, tales como leucemias, linfoma o enfermedad de células falciformes. La infusión de estas células puede también tratar a pacientes con desordenes genéticos, fallo de médula ósea o inmunodeficiencias adquiridas.

Más de 40.000 pacientes con enfermedades graves y desórdenes se han beneficiado de tratamientos con sangre de cordón umbilical desde el primer trasplante en 1988.

Mito:   La recolección de la sangre de cordón podría afectar de alguna manera o incluso dañar al bebé.

  • Realidad: La sangre de cordón es recolectada del cordón umbilical y la placenta luego de que el bebé nace y el cordón ha sido cortado. No se toma sangre del bebé de manera directa. El procedimiento de colecta no interfiere de manera alguna con el alumbramiento y no presenta riesgos tanto para la mamá como para el bebé. 

Mito: Los padres tienen la posibilidad de decidir la guarda de sangre de cordón hasta el momento del parto. 

  • Realidad: Hay preparaciones que hacer antes del parto para la recolección de sangre de cordón. Los padres deberían hablar con su7 médico obstetra entre las semanas 28 y 34 sobre su interés de guardar o donar la sangre de cordón de su bebé. 

Algunos programas públicos de donación permiten a las madres consentir la donación luego de que son ingresadas al hospital pero sólo para casos de parto temprano. 

Mito: La sangre de cordón puede ser donada en casi cualquier hospital.

  • Realidad: Desafortunadamente no todos los hospitales ofrecen la opción de donar la sangre de cordon. En nuestro país el Hospital Garrahan mantiene un listado de los hospitales que si admiten la donación. Información de similares características pero sobre los demás países puede encontrarse en el sitio web de la Parent’s Guide to Cord Blood Foundation.

Mito: La sangre de cordón guardada en un banco familiar puede ser usada para tratar a cualquier miembro de la familia. 

  • Realidad: La sangre de cordón guardada en un banco familiar no puede ser utilizada para tratar a todos los miembros de la familia. Las células de sangre de cordón tienen marcadores genéticos llamados Antígenos leucocitarios Humanos (HLA) que necesitan tener compatibilidad cercana con el paciente. Los hermanos y hermanas con iguales padres biológicos tienen 25% de posibilidades de ser compatibles perfectos y, 50% de posibilidades de ser compatibles de manera parcial. En otros miembros del grupo familiar este porcentaje disminuye.   

Mito: No hay muchas razones para guardar sangre de cordón umbilical ya que las células madre pueden ser obtenidas de otras fuentes tales como médula ósea. 

  • Realidad: La sangre de cordón es una de tres fuentes de células madre hematopoyéticas usadas en trasplantes. Las otras fuentes son médula ósea y sangre periférica. Cada fuente tiene ventajas y desventajas dependiendo de las enfermedades y del avance de la enfermedad en el paciente. Dentro de las ventajas podemos nombrar las siguientes:
    • A diferencia de la donación de células de pacientes adultos, la sangre de cordón no ha sido expuesta a virus, químicos ni contaminantes ambientales que pueden alterar la función celular. 
    • Las células madre de sangre de cordón son inmaduras y pueden tolerar a un receptor de mejor manera que las células adultas, por lo que las células madre de cordón umbilical no necesitan presentar una compatibilidad tan cercana con el paciente como si necesitan las células adultas.
    • La sangre de cordón es accesible en menor tiempo, e incluso en algunos casos de manera inmediata, que las de un paciente adulto que puede haberse registrado años antes. En estos casos el donante debe ser localizado, contactado, debe dar su consentimiento, debe ser estudiado y finalmente sometido a una intervención para lograr la colecta.

Consecuentemente, la sangre de cordón umbilical puede ser la fuente preferencial para pacientes que tienen una urgencia debido a un desorden genético con amenaza de vida, que necesitan un trasplante de manera inmediata, o tienen HLAs poco comunes debido a sus raíces étnicas o raciales. El equipo médico de trasplante, junto con el paciente, pueden determinar la mejor fuente de células madre dentro de las opciones disponibles. 

Mito: Los tratamientos con sangre de cordón son experimentales.  

  • Realidad: La sangre de cordón es una fuente aceptada de células madre hematopoyéticas para pacientes que necesitan someterse a un trasplante de sangre. Como tales, son utilizadas para el tratamiento de más de 80 enfermedades como cáncer, enfermedades autoinmunes, anemias, etc. Una lista completa de enfermedades puede encontrarse online en el siguiente  link.

En otras áreas, las terapias celulares con sangre de cordón están siendo estudiadas para tratar enfermedades del sistema nervioso, de corazón, de hueso, y metabólicas, especialmente debido al rápido avance de la medicina regenerativa. 

Mito: Cuando se retrasa el pinzamiento del cordón umbilical, no quedan suficientes células madre en el cordón para que valga la pena el almacenamiento o la donación.

  • Realidad: Varias organizaciones obstétricas en los Estados Unidos, el Reino Unido y Canadá han recomendado recientemente un retraso de 30 a 60 segundos entre el parto y el pinzamiento del cordón umbilical en bebés sanos. Se cree que el pinzamiento tardío puede tener un efecto beneficioso en el recién nacido.La fijación tardía puede reducir el volumen de células madre que quedan en el cordón umbilical, pero eso no necesariamente hace que el volumen no sea adecuado para el almacenamiento o la donación. Por otro lado, si la sangre del cordón umbilical del bebé se almacena para un uso conocido, como el trasplante de otro miembro de la familia con leucemia, no se recomienda el pinzamiento tardío.Los futuros padres deben discutir las opciones para la fijación tardía con su proveedor de obstetricia.

Mito:  Puedo donar la sangre del cordón umbilical de mi bebé a un banco público si ya no quiero almacenarla en privado

  • Realidad: La mayoría de los países no permiten que la sangre del cordón umbilical que se ha almacenado en un banco familiar se done más tarde a un banco público. Sin embargo, algunos países permiten que la sangre de cordón umbilical privada se use públicamente si la familia que almacenó la unidad de sangre de cordón está de acuerdo.

Mito: El  trasplante de sangre del cordón umbilical se limita al tratamiento de enfermedades hematológicas o sanguíneas.

  • Realidad: El trasplante de sangre del cordón umbilical es un tratamiento aceptado para enfermedades de la sangre como leucemia, linfoma o células falciformes, así como trastornos genéticos hereditarios, insuficiencia de la médula ósea y enfermedades de inmunodeficiencia.Además de estos, se están realizando investigaciones para determinar si los componentes de la sangre del cordón umbilical pueden tratar otras afecciones médicas como la asfixia al nacer (daño cerebral por falta de oxígeno), parálisis cerebral y autismo. Las terapias de sangre del cordón umbilical para estas lesiones y enfermedades cerebrales no son una práctica médica estándar, pero se están evaluando en estudios clínicos en curso y pueden resultar útiles en el futuro.

Mito: Las terapias de sangre del cordón umbilical se limitan al tratamiento de niños.

  • Realidad: En los primeros años de los trasplantes de sangre del cordón umbilical esto era cierto debido a la dosis limitada de células madre en una unidad típica del cordón umbilical. Sin embargo, como la dosificación de las células de la sangre del cordón umbilical se ha entendido más completamente, se sabe que alrededor del 12% de los adultos pueden ser trasplantados con una sola unidad de sangre del cordón umbilical. Pero la mayoría de los pacientes adultos generalmente requieren más células de las que están contenidas en un solo cordón.Sin embargo, en los últimos años el tratamiento de adultos se ha vuelto más común, en parte debido a los trasplantes de «doble cordón» en los que se trasplantan las células de dos cordones umbilicales. También son alentadores los procesos ahora bajo investigación que expanden el número de células en una unidad de sangre del cordón. Con mayores dosis de células madre, se pueden trasplantar más pacientes adultos.

Mito: La  sangre almacenada del cordón umbilical tiene una «vida útil» limitada.

  • Realidad:  Teóricamente, la sangre del cordón umbilical congelada y almacenada adecuadamente puede seguir siendo útil para toda la vida. Sin embargo, esto no se sabe con certeza porque el almacenamiento de sangre del cordón umbilical existe desde hace menos de 30 años. La sangre del cordón almacenada durante más de 20 años se ha utilizado para trasplantes exitosos.

Mito: Si necesito células madre de un banco público, son gratuitas.

  • Realidad:  Los bancos públicos incurren en costos considerables para recolectar, procesar, almacenar, seleccionar, analizar y enviar sangre del cordón umbilical. Si bien algunos de esos costos pueden ser subsidiados por fondos gubernamentales o privados, la mayor parte del costo generalmente se cobra a la instalación de trasplante, al paciente o al seguro del paciente o al programa de pago de atención médica.

Mito: Los bancos familiares de sangre de cordón tienen pocos estándares de calidad.

  • Realidad: Los estándares voluntarios han sido desarrollados por dos agencias de acreditación:  AABBy laFundación para la Acreditación de Terapia Celular(FACT). Estas organizaciones recopilan datos de los bancos y realizan inspecciones in situ para garantizar que la sangre del cordón umbilical se recolecte de manera segura y se maneje de manera que proteja la calidad, la pureza y la potencia de las células.La Asociación de Sangre del Cordón recomienda que los futuros padres pregunten y consideren el estado de acreditación de un banco al seleccionar un banco de sangre del cordón umbilical.

Mito:  La guarda en bancos privados solo tiene sentido si hay antecedentes de enfermedades de la sangre en la familia.

  • Realidad: Para un niño nacido en una familia que no tiene antecedentes de enfermedades de la sangre, las posibilidades de necesitar una unidad de sangre de cordón umbilical privada son pequeñas, pero no nulas.Hasta 2014, de los aproximadamente 4 millones de unidades de sangre de cordón umbilical almacenadas en el mundo, más de 400 unidades se han utilizado para trasplantes de donantes. Además, se han utilizado más de 500 unidades de donantes en ensayos clínicos prometedores en áreas como lesiones cerebrales, entre otras.

Mito: Si preservé sangre de cordón umbilical para mi primer hijo, no necesito almacenar sangre de cordón umbilical para el segundo hijo.

  • Realidad: Si depositó sangre de cordón umbilical para su primer hijo, las razones para almacenar sangre de cordón umbilical para otros hermanos y hermanas son las mismas. Hay alrededor de un 25% de posibilidades de que dos hermanos tengan una estructura de viabilidad idéntica.

Mito: Si elijo guardar la sangre del cordón umbilical para mi hijo al nacer, no necesito guardar también el tejido del cordón.

  • Realidad:Cada año, se proponen o descubren nuevos usos para la sangre y el tejido del cordón umbilical. La sangre del cordón umbilical, así como otros tejidos de parto, son prometedores para tratar una variedad de enfermedades, y es posible que desee considerar guardar ambas al mismo tiempo.En este momento, no existe un método estándar para almacenar tejidos de parto que no sean sangre del cordón umbilical. Debe preguntarle a su banco de sangre del cordón umbilical cómo se almacena el tejido del cordón umbilical y cómo podría usarse en el futuro.

Mito: Las células madre de sangre del cordón umbilical cuando se trasplantan pueden causar una neoplasia maligna en el receptor.

  • Realidad: Los cánceres secundarios son poco frecuentes después del trasplante de cualquier fuente de células madre, incluidas las células madre de sangre del cordón umbilical. La detección y los procedimientos para prevenir los cánceres secundarios son una parte importante del seguimiento a largo plazo y la atención al paciente después de todos los tratamientos de quimioterapia y trasplantes. No existe un mayor riesgo de malignidad posterior al trasplante después de un trasplante de sangre del cordón umbilical, en comparación con cualquier otro tipo de trasplante de sangre.

Mito: Una unidad de sangre del cordón umbilical es una bolsa de células madre.

  • Realidad: Si bien la sangre del cordón umbilical contiene células madre, también contiene muchos tipos de células sanguíneas maduras. Algunos de estos están siendo investigados para su desarrollo en productos clínicos para terapias celulares en el futuro.

Mito: Si alguien en mi familia necesita un trasplante de sangre del cordón umbilical, puede acceder a una unidad compatible en un banco público solo si doné la sangre del cordón umbilical de mi bebé a un banco público.

  • Realidad: Cualquier persona que necesite un donante no relacionado para trasplante puede acceder a los bancos públicos.

 

Fuente: www.cb-association.org/myths-and-facts
PROTECTIA | 25 septiembre, 2019

Solo un 8% de los pulmones que son donados están en condiciones de ser trasplantados. Gracias a este proyecto el porcentaje aumentaría y se salvarían más vidas.

Un grupo de investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) desarrollaron un tratamiento para prolongar la preservación de los pulmones que fueron donantes. Para alcanzar este objetivo y aumentar la cantidad de órganos disponibles para quienes los necesiten, los científicos utilizaron células madre. El proyecto fue publicado en la revista de divulgación científica Stem Cells International.

El trabajo tomó relevancia el año pasado, sobre todo cuando se aprobó la “Ley Justina”, mediante la cual se estableció que toda persona mayor de edad, amenos que exprese claramente su voluntad contraria, será donante de órganos. A pesar de esto, los investigadores advierten que, si bien se registró un aumento de las trasplantes, la realidad en torno al pulmón no tuvo cambios significativos.

De hecho, según datos del INCUCAI, se llevan adelante 40 trasplantes pulmonares por año, un número insuficiente si se tiene en cuenta que hay cerca de 230 pacientes en lista de espera. Esto quiere decir que muchas personas no llegan nunca a recibir el órgano que necesitan. Esta escasez no se debe solo a la falta de donación sino a los estrictos criterios de selección que se deben cumplir. Solo el 8% llega a reimplantarse, ya que es muy difícil preservar su funcionalidad y muy fácil dañarlo en el proceso de obtención.

Ante esta realidad, los científicos se fijaron el objetivo de mejorar la calidad de los pulmones donados. Así, el estudio estuvo liderado por el investigador del CONICET Gustavo Yannarelli, director del Laboratorio de Regulación Génica y Células Madre del Instituto de Medicina Traslacional, Trasplante y Bioingeniería (IMeTTyB, Universidad Favaloro-CONICET). Además, contó con la colaboración de Martin Marcos, perteneciente a la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y de Alejandro Bertolotti, del Hospital Universitario Fundación Favaloro.

“Desde que se obtiene el órgano hasta que se implanta en el receptor pasan generalmente entre seis y ocho horas, tiempo en el cual el pulmón está en isquemia, es decir, no tiene circulación ni tampoco está ventilando. Esto produce un desbalance oxidativo en el órgano que deriva en infiltrado celular, edema y pobre intercambio gaseoso. Para contrarrestarlo, suministramos células madre mesenquimales al pulmón, que por sus propiedades antiinflamatorias, evitan esta cascada de eventos dañinos y maximizan la preservación del órgano”, explicó la científica Natalia Pacienza. Ya al iniciar el proyecto los investigadores eran conocedores de las características antiinflamatorias y inmunosupresoras de las células madre obtenidas del cordón umbilical.

“Se demostró que la terapia celular, en etapas tempranas del proceso de procuración, protege a los pulmones donantes del daño isquémico y pone en evidencia su enorme potencial terapéutico en el área de preservación de órganos”, explica Yannarelli. De hecho, tras probarlo en animales, Pacinza señaló que los pulmones que no fueron expuestos a las células perdieron cerca de un 60% de la distensibilidad pulmonar, mientra que los que sí estuvieron en contacto con las células madre apenas perdieron el 30%. “Obviamente la isquemia sigue ocurriendo, eso no se puede evitar, pero se preservó mejor el tejido pulmonar”, añadió.

Tras comprobar que realmente la terapia celular mejora la calidad de la preservación de los pulmones donados, el científicos señaló que “aún no hemos estudiado qué sucede en ese órgano una vez que es implantado. Actualmente, estamos perfeccionando la técnica microquirúrgica para realizar en nuestro laboratorio el trasplante pulmonar en modelos animales. Nuestra ambición es poder aumentar el número de pulmones disponibles para trasplante”.

 

PROTECTIA | 18 septiembre, 2019

La Cámara de Diputados de Misiones aprobó la creación del Instituto de Medicina Regenerativa y Traslacional (Imeryt). El objetivo de este instituto será la investigación médica y científica con células madre.

 

El Imeryt estará destinado “al desarrollo de la terapia a través de ensayos clínicos con células madre adultas, sangre del cordón umbilical, células madre pluripotentes y/o células progenitoras madre pluripotentes y células madre mesenquimales autólogas y heterólogas; y proceder a la recolección, preservación, control de calidad, almacenamiento, conservación, trasplante o implantología de las mismas”.

Según la norma, las enfermedades a tratar son “lesión de la médula espinal, alzheimer, diabetes tipo II, esclerosis múltiple o esclerosis lateral amiotrófica, diabetes tipo I, enfermedades del corazón, cáncer, enfermedad de parkinson, salud mental, VIH/sida, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cirrosis hepáticas, procesos traumatológicos, quemados, enfermedades vasculares periféricas, insuficiencia renal y todas aquellas patologías que mediante las investigaciones del Instituto se acredite pueden ser tratadas”.

Antes del inicio de la sesión, el diputados Oscar Alarcón, quien oficiara como miembro informante ante los diputados, había declarado que “se va a sancionar la creación del Instituto Misionero de Medicina Regenerativa y Traslacional que va a marcar un hito histórico en Argentina y en la provincia de Misiones ya que vamos a ser vanguardia en la región, donde va a haber un Instituto que va a comenzar con la investigación de células madre, medicina regenerativa, pero lo más importante es que va a ser trasladado al paciente, por eso se llama medicina regenerativa y traslacional”.

 

Fuente: www.elterritorio.com.ar/misiones-tendra-instituto-de-medicina-regenerativa-41425-et