Centro de atención 0800 888 0363

unidad científica


Protectia se convierte en el primer banco en Argentina
en involucrarse en las investigaciones , creando su propia unidad
de investigación científica.

Unidad Científica

PROTECTIA | 25 marzo, 2020

La enfermedad por coronavirus (COVID-19) es una pandemia global emergente que amenaza la viabilidad de los sistemas de salud en todo el mundo. El virus responsable de la enfermedad también se conoce como coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo y se abrevia como SARS-CoV-2. La erupción comenzó en China el 29 de diciembre de 2019.

Su nombre deriva de la palabra latina «corona» porque el virus se ve como una bajo un microscopio electrónico.

A nivel mundial, la comunidad científica está tratando de usar todas las herramientas a su alcance para suprimir la amenaza global del virus, utilizando enfoques que incluyen vacunas, medicamentos, células madre e incluso exosomas. En los últimos meses, ha habido una mayor actividad en el sector de ensayos clínicos utilizando células madre contra COVID-19. Los cuales, en casi su totalidad, se están llevando a cabo en China.

Si bien se están investigando muchos enfoques, las células madre mesenquimales (MSC) muestran un potencial interesante para el tratamiento de COVID-19.

Las MSC están recibiendo una atención notable porque estudios anteriores han encontrado que las secreciones de las MSC son efectivas para tratar la inflamación y las tormentas de citosinas*.

De los estudios en etapas iniciales, parece que las MSC pueden ejercer efectos beneficiosos, potencialmente mejorando el microambiente pulmonar, inhibiendo la sobreactivación del sistema inmunitario, protegiendo las células epiteliales de los alvéolos pulmonares, promoviendo la reparación de tejidos, previniendo la fibrosis pulmonar o mejorando la función pulmonar.

 

Ensayos de células madre contra COVID-19

Actualmente, ClinicalTrials.gov y la Plataforma Internacional de Registro de Ensayos Clínicos de la Organización Mundial de la Salud (ICTRP de la OMS) informan una combinación de 29 ensayos que exploran el potencial de las células madre para tratar COVID-19, la gran mayoría de los cuales utilizan MSC. 16 de los ensayos en curso tienen números de registro de ensayos clínicos chinos («ChiCTR») y 7 tienen números de ensayos clínicos nacionales (NCT).

Cuando se consideran todos los tipos de ensayos, hay más de 400 estudios en todo el mundo que exploran enfoques para diagnosticar, tratar o manejar COVID-19.

 

La carrera hacia una vacuna COVID-19

Docenas de compañías están apurando el desarrollo de vacunas y avanzando hacia ensayos clínicos.

Como ejemplos de desarrollo de vacunas, el NIH de EE. UU. Inició un ensayo de Fase 1 en Seattle para evaluar una vacuna en investigación (ARNm-1273) creada por científicos del NIAID y sus colaboradores en Moderna. Sanofi y Regeneron lanzaron un ensayo de Fase 2/3 en Nueva York para evaluar el Kevzara dirigido a IL-6.

Inovio Pharmaceuticals también ha anunciado que trasladará su vacuna a ensayos en humanos en abril dentro de los EE. UU.

 

Fuente: Bioinformant
* Una tormenta de citocinas es una sobreproducción de células inmunes y sus compuestos activadores (citocinas), que, en una infección de gripe, a menudo se asocia con un aumento de células inmunes activadas en los pulmones. La inflamación pulmonar resultante y la acumulación de líquido pueden provocar dificultad respiratoria y pueden contaminarse con una neumonía bacteriana secundaria, lo que a menudo aumenta la mortalidad en los pacientes.
PROTECTIA | 16 marzo, 2020

Un resultado prometedor mientras investigadores de todo el mundo intentan dar con el tratamiento o la vacuna que frene este virus que preocupa a todo el planeta. En Argentina ya se cuentan 56 casos confirmados, de los cuales 3 de ellos son de la provincia de Córdoba.

En medio de las diferentes investigaciones médicas, cuatro pacientes de Covid-19, enfermedad que produce el coronavirus, recibieron tratamiento con células madre mientras estaban en una condición grave y fueron dados de alta del hospital después de recuperarse.

Hasta el momento, a los pacientes se los trata con múltiples antivirales ya que no hay un único medicamento. Por lo que causó esperanza la novedad del pasado jueves: el posible tratamiento con células madre en China.

El profesor Zuo Wei, científico y jefe de un proyecto nacional de investigación sobre células madre, explicó que cuando los pacientes están en una condición severa, la causa del deterioro e incluso la muerte es la «tormenta inflamatoria», cuando el sistema inmunitario humano se sobreactiva por la infección. Eso daña los pulmones y dificulta la respiración. De hecho, algunos pacientes graves pueden tener insuficiencia respiratoria. El daño al tejido pulmonar puede ser fatal, y se espera que la terapia con células madre ayude a reparar el daño por su fuerte función secretora, promoviendo la formación de nuevos vasos sanguíneos, la proliferación y diferenciación celular, e inhibiendo la respuesta inflamatoria, agregó el profesor Zuo. 

Las células madre pueden autorrenovarse o multiplicarse mientras mantienen el potencial de convertirse en otros tipos de células. Pueden convertirse en células de la sangre, el corazón, los pulmones u otras partes del cuerpo. En el caso del coronavirus, podrían mejorar el microambiente inmune en los pulmones y reducir el riesgo de insuficiencia pulmonar causada por la inflamación.

Debido a los resultados positivos, el ensayo clínico de la terapia se ampliará aún más. El equipo de investigación ya ha solicitado una evaluación urgente por parte de la Administración Nacional de Productos Médicos. Las aprobaciones del comité de ética y la observación y evaluación clínica están en progreso. Aunque la seguridad y la eficacia de un nuevo fármaco o terapia deben verificarse con suficientes ensayos clínicos, subrayó el profesor Zuo.

La terapia con células madre también se ha utilizado en el tratamiento de la gripe aviar H7N9 y mostró buenos resultados.

 

 

Fuente: https://www.straitstimes.com/asia/east-asia/coronavirus-china-looking-at-using-stem-cell-therapy-to-treat-severe-cases
PROTECTIA | 10 marzo, 2020
En el MES DE LA MUJER queremos homenajear a las médicas y científicas pioneras en el campo de las células madre. Ellas idearon y realizaron el primer trasplante de células madre del mundo aún cuando en el campo científico esto no se conocía. Ellas abrieron el camino hacia una nueva forma de pensar la medicina y dieron lugar a la medicina regenerativa, logrando así salvar miles de vidas.

 

 

Hoy les presentamos a la Dra. Joanne Kurtzberg: pionera de sangre del cordón umbilical

En los últimos 30 años, la Dra. Joanne Kurtzberg se ha ganado elogios y respeto en el campo de almacenamiento de sangre del cordón umbilical. Su investigación ha abierto nuevos caminos, y otros médicos e investigadores de todo el mundo la convocan regularmente para compartir su experiencia. No es de extrañar que la primera incursión del Dr. Kurtzberg en los trasplantes de células madre se produjo con el primer trasplante de sangre del cordón umbilical, en 1988.

«Me alegra ver que la ciencia puede proporcionar soluciones para casos que solían considerarse inútiles. Solo espero que aquellos que continúan tirando sangre del cordón umbilical a la basura se den cuenta de que es un tesoro».

 

 

www.cb-association.org

www.duke.edu

PROTECTIA | 9 marzo, 2020
En el MES DE LA MUJER queremos homenajear a las médicas y científicas pioneras en el campo de las células madre. Ellas idearon y realizaron el primer trasplante de células madre del mundo aún cuando en el campo científico esto no se conocía. Ellas abrieron el camino hacia una nueva forma de pensar la medicina y dieron lugar a la medicina regenerativa, logrando así salvar miles de vidas.

 

 

Hoy les presentamos a la Dra Eliane Glukman

La Dr Gluckman es actualmente la Presidente de la Ecole Européenne d’Hématologie y miembro de la Junta de la Sociedad Internacional de Hematología Experimental, la Sociedad Americana de Hematología y la Sociedad Americana de sangre y de médula ósea.Ella es el fundador y ex presidente del Grupo Europeo para la sangre y la médula ósea del trasplante (EBMT). Dentro del EBMT, profesora Gluckman era también presidente del Grupo de Trabajo Inmunobiología.

La doctora Gluckman ha recibido varios premios y honores, incluyendo el Jamón-Wasserman-Conferencia de la Sociedad Americana de Hematología en el año 2001. Ha sido galardonada con la Legión de Honor y de la Orden del Mérito de Francia y fue galardonado con un doctorado honorario de la Facultad de Medicina de la Universidad de Basilea en 2005.

 

 

www.cb-association.org

www.duke.edu

 

PROTECTIA | 19 febrero, 2020

Argentina participa en más de 24 ensayos clínicos a nivel mundial a través de centros médicos y de investigación.

Tras superar un largo recorrido de investigación, las células madre extraídas de sangre de cordón umbilical y otras terapias celulares se posicionan como alternativas para tratamientos de enfermedades que no encuentran respuesta en los procedimientos convencionales. Este gran potencial terapéutico está teniendo resultados esperanzadores en diferentes patologías como encefalopatía hipóxica, autismo o parálisis cerebral. Pero, para que las terapias basadas en células madre puedan ser certificadas como tratamientos, es necesario demostrar estándares de calidad y seguridad que garanticen esos beneficios.

De 2018 a 2019 hubo un crecimiento en el número total de ensayos clínicos registrados en los que se realiza terapia celular avanzada. El crecimiento continuo es un signo claro de que el campo de la terapia celular y genética está madurando y se afianza con el paso del tiempo. Cada año hay alrededor de 750 nuevos ensayos clínicos, dando comienzo a nuevas esperanzas de desarrollar terapias celulares para más patologías. El énfasis ahora está en avanzar hacia ensayos de fase posterior y terapias aprobadas.

En Argentina, en adición a la aplicación de células madre en tratamientos clínicamente aprobados, se están llevando a cabo cuatro protocolos de investigación y tres ensayos clínicos con células madre avalados por INCUCAI para evaluar potenciales terapias para ataques cerebrovasculares (ACV), lesiones en el cartílago de la rodilla y quemaduras.

Por otro lado, 24 centros médicos y de investigación de Argentina se encuentran participando colaborativamente en ensayos clínicos registrados en ClinicalTrials.gov, que es la base de ensayos clínicos administrada por la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos y avalada por la FDA (Food and Drug Administration),la agencia del gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos, aparatos médicos, productos biológicos y derivados sanguíneos. Se trata del registro más grande del mundo, con estudios de 209 países.

Entre los centros médicos de Argentina que participan de los estudios relacionados a terapias con células madre se encuentran el Hospital Garrahan de Buenos Aires, el Hospital de Niños de la Santísima Trinidad de Córdoba, instituciones de La Plata, y de Tandil, entre otros. 

En Córdoba asimismo la Unidad de Investigación científica de Protectia apoya los avances en el desarrollo de estudios con células madre en alianza con reconocidos centros de salud e investigadores, buscando lograr nuevas aplicaciones que mejoren la calidad de vida de miles de personas.

Fuentes:
https://celltrials.org/news/2019-overview-advanced-cell-therapy-clinical-trials
https://clinicaltrials.gov
http://www.celulasmadre.mincyt.gob.ar/tratamientos.php

PROTECTIA | 10 febrero, 2020

Un revolucionario estudio investiga el potencial de la sangre del cordón umbilical para prevenir o retrasar la aparición de diabetes Tipo 1 en niños con alto riesgo de desarrollar la enfermedad.

En todo el mundo existen unos 500.000 niños y niñas con diabetes, en el 90% se trata de diabetes tipo 1, en la que el páncreas no produce insulina, la hormona que permite a la glucosa ingresar a las células y generar energía. En nuestro país se diagnostican aproximadamente entre 5 y 10 nuevos casos cada 100.000 personas anualmente. 

“La diabetes Tipo 1 es la autoinmune, conocida como insulino-dependiente, y hasta el momento no hay forma de prevenirla, sino que se desencadena en algún momento de la vida, en aquel niño que nace con la predisposición genética”, explica Paz Povedano, médica pediatra, especialista en nutrición clínica infantil y jefa de la sección Diabetes del Hospital de Niños de Córdoba.

Por esto, toma tanta relevancia el primer estudio mundial, desarrollado en Australia, que investiga el potencial de la sangre del cordón umbilical para prevenir o retrasar la aparición de diabetes Tipo 1 en niños con alto riesgo de desarrollar la enfermedad.

El estudio CORD (Cord blood Reinfusion in Diabetes) evalúa la viabilidad de la reinfusión de la propia sangre de cordón umbilical en niños con riesgo de diabetes tipo 1. Se trata de una investigación dirigida por la Dra. María Craig, profesora de endocrinología pediátrica, en alianza con la Universidad de Sidney y la Red de Hospitales Pediátricos de Sidney, Australia.

Como la diabetes tipo 1 se produce cuando el sistema inmunológico del organismo destruye las células productoras de insulina en el páncreas, lo que están comprobando es que las células que se encuentran en la sangre de cordón umbilical pueden detener la destrucción inmunológica en el páncreas y evitar que los niños desarrollen la enfermedad.

El estudio está disponible para familias que han almacenado sangre del cordón umbilical o que actualmente esperan un bebé y planean almacenarlo. E implica dos fases:
Análisis de detección: Se realizan pruebas para detectar marcadores tempranos de la diabetes  en niños de entre 1 y 14 años que corren un alto riesgo de desarrollar Diabetes Tipo 1, porque sus padres, hermanos u otros familiares cercanos (parientes de primer o segundo grado) ya la tienen. 
Tratamiento y seguimiento: Los niños que reúnen los requisitos y que tienen riesgo muy alto de desarrollar diabetes reciben una infusión de su propia sangre de cordón umbilical y luego se realiza un seguimiento durante 3 años o hasta que desarrollen la enfermedad.

La Dra. Craig y su equipo consideran que el estudio ayudará a comprender mejor el sistema inmunológico de niños con riesgo de desarrollar diabetes y están esperanzados en que puedan ayudar a encontrar maneras de prevenir esta enfermedad de por vida. 


Más información: El estudio CORD ha sido aprobado por el Comité de Ética de Investigación Humana de la Red de Hospitales de Niños de Sydney y figura en el Registro de Ensayos Clínicos de Australia y Nueva Zelanda.

PROTECTIA | 10 febrero, 2020

Los gemelos tienen un año y serán trasplantados en abril en el Hospital Garrahan por una rara enfermedad que tienen los dos.

“Nos enteramos a los 6 meses, en un control que le fuimos a hacer, que los bebés tenían el Síndrome de Wiskott-Aldrich. Se trata de una enfermedad genética pero también tiene que ver el sexo porque está ligado al cromosoma X, por lo que lo padecen siempre los varones”, cuenta Belén Varela, la mamá de Milo y Jano. 

El Síndrome de Wiskott Aldrich es una enfermedad genética, y el único tratamiento conocido hasta ahora es el trasplante de células madre hematopoyéticas (CPH). Si no se hace un tratamiento a tiempo, las posibilidades de sobrevivir disminuyen notablemente a partir de los 15 años porque el síndrome afecta al sistema inmunológico, provoca infecciones recurrentes, disminuye drásticamente el número de plaquetas en sangre dificultando la coagulación y favorece las hemorragias. 

El especialista en hematología e integrante de la Sociedad Argentina de Trasplante (SAT) Gustavo Milone, al hablar de la próxima intervención de los gemelos, precisó que el trasplante de células madre implica «reemplazar la fábrica de células enferma por una sana» capaz de producir CPH sin defectos. «Se trata de un procedimiento sencillo, pero el mayor desafío es que el paciente trasplantado evolucione bien y no tenga complicaciones en el año posterior, como puede ser la ‘enfermedad de injerto contra huésped’ que es la reacción de las células trasplantadas contra el organismo del paciente u otras infecciones por inmunosupresión», completó el profesional. 

Las células madre hematopoyéticas pueden obtenerse de diferentes fuentes como la médula ósea o el cordón umbilical. La sangre de cordón umbilical de un bebé contiene células madre hematopoyéticas muy jóvenes que tienen la capacidad de renovarse y diferenciarse. Su eficacia ha sido probada en tratamientos que ayudan a reemplazar las células sanguíneas dañadas por células sanas y fortalecer el sistema inmune. Y pueden ser utilizadas en aplicaciones médicas para el propio paciente, como para familiares o en trasplantes no relacionados, siempre y cuando se compruebe la factibilidad del tratamiento y la compatibilidad entre donante y receptor.

Poder almacenar las propias células madre al nacer es una gran ventaja porque asegura la compatibilidad del 100% de la muestra en caso de ser aplicada en un tratamiento del mismo paciente y, además, se descarta la posibilidad de la ‘enfermedad de injerto contra huésped’ porque no proviene de un donante.

En el caso de Milo y Jano, destaca la importancia de las células madre hematopoyéticas para revertir una condición que cambiará su calidad de vida. Y el procedimiento se vuelve parte de la historia médica nacional porque es la primera vez que se hará un trasplante de células madre en simultáneo. “Pero también porque es la primera vez que se da un caso de gemelos con Síndrome de Wiskott Aldrich”, concluye Belén Varela mientras esperan el tratamiento que cambiará la calidad de vida de sus pequeños hijos. 

PROTECTIA | 14 enero, 2020

El niño con retinopatía del prematuro que fue a China para un tratamiento con células madre ya puede ver, y se prepara para viajar nuevamente para continuar su tratamiento.

En el video, se lo puede ver a Aarón jugando al clásico Simón Dice distinguiendo y recordando los colores en una Tablet.
Sus papás comparten felices sus avances: “Como él nunca vio, se le hace muy complicado explicar lo que ve en palabras. Sabemos que hay cambios, que ve bultos, sombras y formas que antes no veía”.

En 2019, el niño pudo viajar a China para realizar el tratamiento con células madre y así, ser uno más de los tantos pacientes argentinos que han recuperado visión luego de ser recibidos en la clínica Wu Medical Center.
Aarón, que hoy tiene 9 años, nació con 28 semanas de gestación y luego de 3 meses en incubadora fue diagnosticado con «retinopatía del prematuro”. Ningún tratamiento había resultado efectivo para recuperar su visión, hasta ahora.

Su tratamiento consiste en 3 instancias de regeneración nerviosa con células madre mesenquimales y células madre neuronales para reparar sus nervios ópticos y células retinianas dañadas, reemplazar los nervios y las células muertas, nutrir los nervios y las células, mejorar el ambiente corporal, regular su sistema inmunológico y mejorar la circulación sanguínea. Esto se combina con entrenamiento de rehabilitación.

Después de 14 días de la primera aplicación de células madre, su visión mejoró. Podía discernir los dedos y el tamaño de los objetos frente a él y podía evitar los objetos solo cuando caminaba. Aquí en Argentina, continúa con estimulación del nervio óptico por lo que los resultados se obtienen en forma progresiva. Y se prepara para viajar nuevamente a China para continuar con el tratamiento.

Meses antes de viajar, este niño fue noticia cuando desafió a Marcelo Tinelli a jugar al básquet con los ojos vendados. El conductor emocionado lo invitó a su estudio para contribuir con la campaña solidaria que se realizaba en Rosario para que Aarón pudiera viajar a China a recibir el tratamiento que le permitiría ver por primera vez.

 

PROTECTIA | 6 enero, 2020

Un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke (Estados Unidos) ha mostrado la seguridad del tratamiento con células madre de sangre de cordón umbilical del propio paciente o de un hermano en niños con problemas neurológicos, como autismo o parálisis cerebral.

El objetivo de este ensayo clínico abierto preliminar, puesto en marcha en el año 2017 y autorizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), es ofrecer el acceso a esta terapia experimental a las familias que hayan conservado la sangre de cordón umbilical de sus hijos en un banco familiar. Posteriormente, se necesitarán ensayos fase III para evaluar científicamente su eficacia.

Por el momento, han probado la seguridad del protocolo de este tratamiento en los niños con problemas neurológicos. Los niños potencialmente elegibles con autismo, parálisis cerebral y otras afecciones relacionadas fueron evaluados a distancia bajo un protocolo de evaluación a través de cuestionarios para los padres, registros médicos y laboratorios.

En el trabajo, liderado por la doctora Joanne Kurtzber, los únicos eventos adversos en los niños fueron reacciones transitorias a las infusiones del tratamiento, que ocurrieron en apenas el 3,9 por ciento de los casos. Ningún niño requirió tratamiento o desarrolló una infección después de la infusión.

El 57 por ciento de los pacientes en este ensayo presentaba autismo, mientras que el 28 por ciento tiene parálisis cerebral y el resto otro tipo de enfermedades como hidrocefalia o apraxia. Con datos actualizados a junio de 2019, 277 de los 1.400 niños que participan en este ensayo han recibido 302 transfusiones de células, 160 de su propia sangre y 117 de hermanos. Las transufsiones fueron realizadas en un día y en general fueron seguras y viables.

PROTECTIA | 17 diciembre, 2019

En un ensayo, los científicos del Conicet comprobaron el efecto antiinflamatorio que tienen las células madre mesenquimales derivadas de cordón umbilical humano sobre dichos órganos. Esto implicaría un gran avance médico para futuros trasplantes de pulmón.

Un equipo de científicos del Conicet unió esfuerzos en un gran trabajo de investigación a fin de mejorar la preservación de pulmones que son donados para trasplante empleando células madre, lo que permitiría aumentar la cantidad de pulmones disponibles para salvar más vidas.

El trabajo fue publicado recientemente en la revista Stem Cells Internacional, y surge como una necesidad ya que los pulmones donados deben cumplir con criterios de selección muy estrictos para poder ser trasplantados. El pulmón es un órgano muy delicado de mantener, es decir, es muy fácil de dañar durante el proceso de obtención y, por lo tanto, es muy difícil preservar su funcionalidad en niveles óptimos para implante. Por estos motivos, solo el 8 por ciento de los pulmones donados en Argentina llegan a implantarse, mientras que en el resto del mundo esa cifra asciende al 20 por ciento.

Ante esta problemática, los investigadores del Laboratorio de Regulación Génica y Células Madre del Instituto de Medicina Traslacional, Trasplante y Bioingeniería (IMeTTyB, Universidad Favaloro-CONICET), se propusieron aumentar la calidad de pulmones donantes. Este grupo de científicos sabía, por sus trabajos previos, que las células madre mesenquimales derivadas de cordón umbilical poseen propiedades antiinflamatorias e inmunosupresoras.

Natalia Pacienza, científica del CONICET que encabeza esta línea de investigación, explica que “desde que se obtiene el órgano hasta que se implanta en el receptor pasan generalmente entre seis y ocho horas, tiempo en el cual el pulmón está en isquemia, es decir, no tiene circulación ni tampoco está ventilando. Esto produce un desbalance oxidativo en el órgano que deriva en infiltrado celular, edema y pobre intercambio gaseoso. Para contrarrestarlo, suministramos células madre mesenquimales al pulmón que, por sus propiedades antiinflamatorias, evitan esta cascada de eventos dañinos y maximizan la preservación del órgano”.