Centro de atención 0800 888 0363

unidad científica


Protectia se convierte en el primer banco en Argentina
en involucrarse en las investigaciones , creando su propia unidad
de investigación científica.

Unidad Científica

Dentro de los medicamentos de terapias avanzadas, se encuentra la terapia celular, cuyo objetivo es tratar y prevenir las enfermedades modificando las células del organismo. Un tipo de tratamiento celular son las células madre mesenquimales (CMM) que, en ocasiones, «se utiliza para tratar complicaciones de trasplante hematopoyético o para la Enfermedad Injerto contra Receptor (EICR) , entre otras». Así lo afirma Carla Alonso, responsable de la Unidad de Terapias Avanzadas del Servicio de Farmacia Hospitalaria del Hospital Vall d’Hebron, farmacéutica clínica del Servicio de Hematología y secretaria del grupo de reciente creación de Terapias Avanzadas de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH ). Estas CMM también son conocidas como las «otras» células madre de la médula ósea, ya que dan lugar a las distintas células especializadas que se encuentran en el tejido esquelético.

Alonso es la investigadora principal de un estudio multicéntrico llevado a cabo por 13 hospitales españoles y 50 investigadores, tanto farmacéuticos hospitalarios como hematólogos . Esta investigación, respaldada por Gedefo de la SEFH , pretende «analizar el uso del tratamiento de terapia avanzada de las células mesenquimales en los hospitales de España».

Además, según Alonso, «se está viendo cómo las células mesenquimales responden de forma favorable en los niños» y, por esta razón, «esta terapia celular es una alternativa más temprana en niños que en adultos, cuando en los segundos suelen situarse en una cuarta o quinta línea de tratamiento».

Fuente: www.redaccionmedica.com/secciones/farmacia-hospitalaria/trece-hospitales-mapean-el-uso-de-las-otras-celulas-madre-de-medula-osea-8052

Un nuevo desarrollo científico, publicado en estos días por la revista Nature Biotechnology, ha demostrado por primera vez que las células madre podrían formar células beta pancreáticas funcionales.

La insulina es una hormona vital producida por las células beta del páncreas y la diabetes tipo 1 está causada por la destrucción de estas células, lo que hace que los pacientes tengan que inyectarse insulina múltiples veces al día para controlar sus niveles de azúcar en sangre. Siendo este, además, un tratamiento paliativo, pero no una cura para la enfermedad.

Las personas con diabetes pueden recuperar la capacidad de producir insulina mediante el trasplante de células beta aisladas del páncreas de donantes de órganos, pero este tratamiento es complejo y poco habitual, ya que se necesitan al menos dos donantes para tratar a una persona.

Durante mucho tiempo se ha intentado producir células beta funcionales a partir de células madre para usarlas en los trasplantes, pero hasta el momento no habían conseguido que regularan bien la secreción de insulina.

Ahora, científicos del Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona y de la Universidad de Helsinki han dado un nuevo paso para recuperar la producción de insulina en enfermos diabéticos al lograr por primera vez crear, con éxito, células beta pancreáticas funcionales a partir de las células madre.

Los científicos trasplantaron estas células beta derivadas de células madre en ratones y demostraron que pueden controlar eficazmente el metabolismo de la glucosa, “incluso mejor que los islotes pancreáticos aislados de donantes de órganos”, ha asegurado el investigador del CRG Diego Balboa, que ha remarcado que tratar a los pacientes diabéticos con este tipo de células “ya no pertenece al ámbito de la ciencia ficción”.

Células de repuesto

“Nuestro estudio muestra que la secreción de insulina se regula de manera adecuada en las células, y que las células responden a los cambios en el nivel de glucosa incluso mejor que los islotes pancreáticos aislados de donantes de órganos que se usaron como controles”, ha explicado en un comunicado Väinö Lithovius, miembro del grupo de investigación de la Universidad de Helsinki.

“Es un avance importante para transformar las células madre y convertirlas en piezas de repuesto que podrían reemplazar las células beta del páncreas destruidas o estropeadas, que son las causantes de la diabetes”, ha resumido Balboa. Quien, además, admite que “aunque queda trabajo por hacer, estos hallazgos nos acercan un paso más al tratamiento de personas con diabetes con células beta derivadas de células madre”.

Fuente: Nature Biotechnology (https://www.nature.com/articles/s41587-022-01219-z

Estos son los tratamientos de acceso expandido que fueron aprobados en terapia celular avanzada desde principios de 2017 hasta mediados de 2021.

A finales de 2017, la Dra. Joanne Kurtzberg desde su área de investigación en Duke University abrieron un Protocolo de Acceso Expandido (EAP) para infusión de células madre autólogas obtenidas de sangre de cordón umbilical para niños con lesiones cerebrales, incluyendo: Autismo, Parálisis Cerebral, Hidrocefalia congénita, lesión cerebral hipóxica, apraxia.


Esto posibilitó incluir a muchos niños de todo el mundo en el estudio clínico logrando realizar la infusión de células madre propias en más de 320 pacientes pediátricos de 0 a 18 años, con un seguimiento de seguridad de 12 meses luego de la aplicación. Kurtzberg contó que recibe miles de correos electrónicos de familias en busca de un posible tratamiento para sus hijos, por ello consideró fundamental expandir el acceso a los protocolos médicos.


Extraído de los archivos de CellTrials.org, la tabla muestra todos los tratamientos de acceso expandido que fueron aprobados en terapia celular avanzada desde principios de 2017 hasta mediados de 2021. Durante este período de tiempo de 4 años y medio, hubo un total de 27 aprobaciones de acceso expandido enumeradas en ClinicalTrials.gov.  Lo cual significa la posibilidad para muchos más pacientes de todo el mundo, de poder acceder a una terapia celular y así tratar su patología.

celltrials.org/news/expanded-access-programs-advanced-cell-therapies

Un ensayo clínico en la Universidad de Duke (EEUU) muestra que la infusión de células madre de cordón umbilical a menores con parálisis cerebral aumenta su función motora en un 30%.

El tratamiento, a cargo de la reconocida Dra. especializada en células madre Joanne Kurtzberg, está destinado a tratar la parálisis cerebral con sangre del cordón umbilical que los padres habían guardado del nacimiento de sus hijos.

Existen tres causas fundamentales de la parálisis cerebral: Nacimiento prematuro, daño que se produce durante el embarazo y daños al dar a luz. El único tratamiento que se ofrecía hasta el momento a los niños nacidos con parálisis cerebral es hipotermia, es decir, enfriar el cuerpo a una temperatura de 34 grados evitando que el daño que se produjo durante el nacimiento empeore. Sin embargo, si el daño cerebral no fue diagnosticado dentro de las primeras seis horas, no había posibilidades de mejora.

El tratamiento, a cargo de la reconocida Dra. especializada en células madre Joanne Kurtzberg, está destinado a tratar la parálisis cerebral con sangre del cordón umbilical que los padres habían guardado del nacimiento de sus hijos.

Existen tres causas fundamentales de la parálisis cerebral: Nacimiento prematuro, daño que se produce durante el embarazo y daños al dar a luz. El único tratamiento que se ofrecía hasta el momento a los niños nacidos con parálisis cerebral es hipotermia, es decir, enfriar el cuerpo a una temperatura de 34 grados evitando que el daño que se produjo durante el nacimiento empeore. Sin embargo, si el daño cerebral no fue diagnosticado dentro de las primeras seis horas, no había posibilidades de mejora.

El tratamiento, a cargo de la reconocida Dra. especializada en células madre Joanne Kurtzberg, está destinado a tratar la parálisis cerebral con sangre del cordón umbilical que los padres habían guardado del nacimiento de sus hijos.

Existen tres causas fundamentales de la parálisis cerebral: Nacimiento prematuro, daño que se produce durante el embarazo y daños al dar a luz. El único tratamiento que se ofrecía hasta el momento a los niños nacidos con parálisis cerebral es hipotermia, es decir, enfriar el cuerpo a una temperatura de 34 grados evitando que el daño que se produjo durante el nacimiento empeore. Sin embargo, si el daño cerebral no fue diagnosticado dentro de las primeras seis horas, no había posibilidades de mejora.

Entrevista a la Prof. Joanne Kurtzberg en Israel. Traducción por Ethel Meiliker para la Fund. Delfina Baratelli

El proyecto es liderado por la Fundación FLENI y estudia células madre que podrían utilizarse entre las 6 horas y 7 días después de ocurrido el ACV, mientras que hoy por hoy solo existe un medicamento para dar en las primeras horas.

Actualmente, en Argentina existen 4 protocolos de investigaciones autorizadas por INCUCAI para el desarrollo de nuevas terapias con células madre. Uno de ellos es para tratar pacientes que hayan sufrido un accidente cerebro vascular isquémico (ACV).

“Investigaciones previas en animales y estudios iniciados en pocos voluntarios, más una buena base teórica, muestran que las células madre podrían ser una opción para tratar las secuelas de un ataque cerebral”, dijo el doctor Sebastián Ameriso, líder de la investigación y Jefe del Departamento de Neurología Vascular del Instituto FLENI.

El procedimiento

“El neurólogo es el ‘director de orquesta’ de la investigación ya que es el que detecta el ACV y administra el tratamiento”, indicó Ameriso. La segunda intervención la realiza el hematólogo al hacer la punción de la médula ósea del propio paciente, un proceso de rutina para estos especialistas.

En tercer lugar, el hematólogo junto con el anátomo patólogo preparan las células para insertárselas al voluntario. Por último, este procedimiento lo realiza el neurocirujano endovascular, “quien coloca un catéter para trasportarlas, que va desde la ingle hasta las arterias del cerebro donde el paciente sufrió el ACV”, indicó el experto de FLENI.

 “Este es el primer ensayo que evaluará la eficacia y la seguridad del trasplante autólogo de células madre en pacientes con ACV en el país. Pero cabe aclarar que de ninguna manera se trata de una cura”, puntualizó Ameriso.

La investigación se desarrolla con médicos del instituto FLENI y el CEMIC (Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas “Norberto Quirno”), junto a seis hospitales de Brasil; y es financiada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología (MINCyT), la Fundación Pérez Companc y la Fundación FLENI.

INCUCAI y DocSalud, suplemento de salud de Ámbito

Alma tiene casi 3 años, vive en Tucumán y la llegada de sus hermanos gemelos Gerónimo y Feliciano significó una esperanza para su tratamiento de leucemia linfoblástica aguda (LLA).

La historia la cuenta Gabriela, su mamá, quien estando embarazada de gemelos se enteró del desfavorable diagnóstico de su hija Alma: leucemia linfoblástica aguda, la enfermedad maligna más frecuente en la infancia, con una tasa de 46 casos por millón de niños en Argentina.

Pero esta difícil noticia tuvo una esperanzadora coincidencia. “Nos contaron que se podía intentar la guarda de sangre del cordón umbilical de los gemelos, la cual podría servirle a Alma en algún momento cuando ella lo necesitara, actualmente su tratamiento de quimioterapia estaría terminando en diciembre y quedaría en mantenimiento, pero si ella llegara a requerir la sangre la misma quedaría guardada, y eso para nosotros significó un alivio”, dice Gabriela.

Así, en junio del 2021, cuando nacieron los gemelos Gerónimo y Feliciano se realizó exitosamente el procedimiento de recolección de sangre de cordón umbilical de ambos bebés. El jefe del servicio de Hemoterapia del hospital del Niño Jesús de Tucumán, doctor Juan Orlando Valenzuela, habló acerca de la recolección que se llevó a cabo en el Instituto de Maternidad Nuestra Señora de las Mercedes: «ya veníamos trabajando en pos del éxito de esta extracción de sangre de cordón umbilical -procedimiento que si bien se viene realizando hace más de 20 años, es la primera vez que se aplica en un embarazo múltiple o gemelar-“, sostuvo el profesional.

Desde ese entonces, ambas muestras de células madre se encuentran criopreservadas a -196° donde se conservan hasta el momento en que se requieran, si es necesario, para Alma, la paciente que es hermana de los donantes y quien sería la posible receptora.

Ministerio de salud de la Provincia de Tucumán

Los médicos extrajeron células madre de los bebés, que se convirtieron en una esperanza para la nena de dos años, que padece leucemia linfoblástica aguda. Ocurre en Tucumán.

Alma, una niña de 2 años y cuatro meses de Tucumán, fue diagnosticada con leucemia linfoblástica aguda. Pero la llegada de sus hermanitos trajo la oportunidad de recibir en un futuro una donación de células madre.

Durante el parto de los gemelos, se realizó una extracción de sangre del cordón umbilical, la cual tiene altas chances de ser compatible con Alma. El Instituto de Maternidad Nuestra Señora de las Mercedes, donde se desarrolló la intervención, informó que salió todo bien.

Gabriela, la mamá de la niña, contó que su hija comenzó a tener problemas antes de cumplir los dos años a causa de una alteración en su pierna izquierda. “Empezó a hacer tratamientos desde ese momento, pero no se encontraba la causa. Primero le diagnosticaron tendinitis o una pequeña fisura que era imperceptible en los estudios; pero un día encontré un hematoma en su tobillo y ya no quería caminar ni alimentarse. La lleve al Hospital de Niños con derivación de su pediatra de Famaillá”, aclaró en diálogo con La Gaceta de Tucumán.

Y agregó: «Era un día feriado, un viernes santo. No lo olvido más. Le hicieron una prueba de laboratorio y salieron mal los valores. Fue todo un proceso. Afortunadamente nos explicaron cada detalle. Posteriormente nos contaron que se podía intentar la donación de sangre del cordón umbilical, la cual podría servirle a Alma en algún momento cuando ella lo necesitara».

Desde el Hospital Garrahan, en Buenos Aires, le explicaron a Gabriela que en el proceso no era necesario «tocar» a los bebés, ya que la extracción se realizaría a través de una pequeña punción de las placentas y cordones umbilicales. “Tenía temor de que se adelantara mi parto y de perder esa oportunidad. Cuando Bety, de hemoterapia, me mostró que la muestra ya estaba llegando fue una alegría enorme; la contención del Hospital de Niños fue excelente”, relató Gabriela.

El primer procedimiento en un embarazo múltiple

Juan Orlando Valenzuela, jefe del servicio de hemoterapia del Hospital del Niño Jesús, habló acerca del procedimiento. «Alrededor de las 7.30 de la mañana teníamos ya registrada a Gabriela y veníamos trabajando en pos del éxito de esta extracción de sangre de cordón umbilical –procedimiento que si bien se viene realizando hace más de 20 años-. Es la primera vez que se aplica en un embarazo múltiple o gemelar», aseguró.

Además, el profesional destacó que el trabajo se llevó a cabo en un equipo de cuatro personas, dos en cada placenta, junto con el jefe de Anestesiología, un obstetra a cargo de la cesárea, y un neonatólogo dedicado al control de los niños. «Los niños donantes son varones de 38 semanas de gestación, buen peso y buen estado de salud general . Gerónimo nació con 3,200 kg y su hermano Feliciano de 3,100 kg”, indicó Valenzuela.

«Todo transcurrió con normalidad. Una vez realizadas las colectas se colocaron en un envase y alrededor del mediodía a través de un vuelo de Aerolíneas Argentinas se realizó el envío al hospital Garrahan. Se trata de una tarea totalmente coordinada. Los equipos de ese hospital ya se encuentran a la espera y una vez que llega la sangre se realiza el procesamiento para guardar esas células madre extraídas en un freezer especial que alcanza temperaturas de menos 180° donde se conservan hasta el momento en que se requiera, si es necesario, en la paciente que es hermana de los donantes quien sería la posible receptora”, agregó el médico.

Fuentes: www.eldoce.tv y www.lagaceta.com.ar

Investigadores son optimistas al ver avances en el comportamiento de los niños, mejor habilidad cognitiva, y una interacción mejorada en su socialización

Dos niños argentinos, junto a otros de diferentes partes del mundo, hoy participan del estudio llamado “Infusión de sangre del cordón umbilical para niños con trastorno del espectro autista” que se desarrolla en la Universidad de Duke, EEUU. El ensayo clínico está encabezado por la Dra. Joanne Kurztberg, reconocida por sus múltiples investigaciones con células madre, y la Dra. Geraldine Dawson, directora del Centro Duke para el Autismo y el Desarrollo Cerebral, quien ha dedicado su carrera a la investigación sobre el trastorno del espectro autista (TEA).

Los TEA se componen por una diversidad de diagnósticos que varían según los síntomas: el autismo (a veces llamado autismo clásico), el síndrome de Asperger y los llamados trastornos generalizados del desarrollo (TGD).

Se trata de una condición frecuente y se estima que afecta a 1 de cada 100-150 niños en Argentina, una tasa de prevalencia que se repite en todo el mundo. Esta condición neurológica afecta el comportamiento, la interacción y el aprendizaje de quien la tiene.
Por eso, es uno de los temas de mayor interés de los investigadores, quienes aspiran a mejorar la calidad de vida de millones de niños con esta condición.

 

Cómo es el tratamiento con células madre propias

El Protocolo admite pacientes que tienen almacenadas sus propias células madre de cordón umbilical desde el momento de su nacimiento. Así es el caso de Justino, el pequeño argentino de 7 años que hoy está en lista de espera para ser parte del ensayo clínico de la Universidad de Duke.

Cuando nació Justino se recolectó su sangre del cordón umbilical por decisión de mamá y papá, sin ningún indicio del diagnóstico de TEA que llegaría 2 años después.

Esa elección, basada en la prevención y la protección de su hijo, hoy se transforma en una alternativa terapéutica muy valiosa para mejorar la calidad de vida de Justino.

Para Jesica Lozano, mamá del pequeño, es una vía de esperanza: “Si bien sabemos que no es la cura, porque (el autismo) es una condición, tenemos la esperanza de que con este tratamiento se vean mejoras para el objetivo que tenemos para él que es su independencia cuando sea mayor”.

El procedimiento se trata de una única infusión intravenosa de sangre del cordón umbilical autóloga (propia) o alogénica (donante no emparentado) en niños de 2 a 7 años con trastorno del espectro autista.

Hasta el momento, los resultados demuestran que el uso terapéutico de células hematopoyéticas de sangre de cordón umbilical, en este caso, evidencia progresos en el comportamiento de los niños, mejor habilidad cognitiva, y una interacción mejorada en su socialización.

Según la Dra. Geraldine Dawson, el ensayo clínico esté muy cerca de la autorización para su uso clínico abierto, tras haber demostrado una evolución favorable en los niños que participaron del estudio.

Si su aprobación se consigue entre 2020 y 2021 pasará a ser una terapia convencional y podrá ser realizada en cualquier país, de acuerdo su propia regulación, en diferentes unidades de terapias celulares.

 

El efecto positivo de las células madre sobre las conexiones neuronales

Una característica observada en los pacientes con TEA es la inflamación cerebral. Esta inflamación crónica interfiere en la normal comunicación de las neuronas y, podría ser, entre otras, una de las causas del autismo.

Lo más relevante que marca Duke es que las células madre de la sangre de cordón umbilical liberan un elemento químico llamado citoquina que cumple un rol anti inflamatorio sobre esa inflamación crónica. No es que las células se conviertan en neuronas, sino que envían señales para que las neuronas se activen y maduren o formen nuevas conexiones, lo que ayudaría al desarrollo del cerebro de los niños.

Es decir que están demostrando que la infusión en estos pacientes con sus propias células de sangre del cordón umbilical, puede ofrecer a nivel neural, protección, reparación de las células nerviosas y reducción del proceso inflamatorio que está asociado con este desorden.

Fuentes:
https://clinicaltrials.gov/ct2/show/study/NCT02847182
Infobae septiembre 2020

Es la pregunta que se hacen muchos investigadores por los buenos resultados logrados con la terapia con células madre mesenquimales para pacientes graves con síndrome de dificultad respiratoria aguda a causa de COVID-19.

3 casos en EEUU, 4 en China, 6 en Israel, 13 en España, 26 en México, y así sigue la lista de pacientes recuperados luego de recibir células madre mesenquimales, tras pasar días críticos con asistencia respiratoria a raíz de infección por COVID-19.

¿Cuáles son las ventajas de células madre mesenquimales para tratar el COVID-19?

Estas células se han estudiado como un candidato prometedor porque modulan los procesos inflamatorios y restauran las barreras alveolo-capilares.
Desde el comienzo de la pandemia por coronavirus, las células madre mesenquimales (CMM) se presentaron como una alternativa para los casos graves de infección por COVID-19, que pueden conducir a la muerte, por variantes del síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA).

Lo que permite asegurar que la terapia celular puede reducir la mortalidad por COVID-19.

Para respaldar esta evidencia, el sitio especializado en células madre Stem Cells Journals realizó una revisión y análisis de todos los estudios en humanos sobre el síndrome de dificultad respiratoria aguda tratados con células madre mesenquimales, desde 1990 hasta marzo de 2020. Para determinar si los resultados alentadores obtenidos a lo largo de estos 30 años, aplicarían también para los casos de SDRA producto de COVID-19. La recopilación de datos arrojó 2691 estudios, de los cuales se incluyeron 9 por las similitudes con el cuadro actual de los pacientes con coronavirus. Los reportes de esos estudios informan que las CMM se administraron por vía intravenosa o intratraqueal en 117 participantes, que fueron seguidos durante 14 días a 5 años. Todas las CMM eran alogénicas de cordón umbilical, médula ósea, tejido adiposo o fuentes no declaradas.

La conclusión en todos los estudios analizados es un descenso en la tasa de mortalidad a partir de la aplicación  de células madre mesenquimales.
Esto, sumado a los beneficios potenciales de la terapia con CMM para los pacientes con síndrome de dificultad respiratoria aguda COVID-19, respaldan el avance rápido de los ensayos clínicos, así como el uso bajo consentimiento de las MMC, que ya cuentan con la fase de seguridad aprobada por la FDA ( Administración de Medicamentos y Alimentos)

Retomando la pregunta inicial, sería poco probable que la aplicación de CMM pueda terminar con el brote mundial de coronavirus ya que para eso es necesaria la vacuna que inhiba el contagio masivo. Sin embargo, podemos afirmar que las células madre están siendo protagonistas. Salvando la vida de muchos pacientes críticos que, sin esta oportunidad engrosarían la lista de mortalidad mundial por COVID-19.

Fuentes:
Stem Cells Journals
Sociedad Argentina de Hematología

El gobernador del estado de Hidalgo, Omar Fayad Meneses, dio a conocer que por medio del empleo de células madres mesenquimales y exosomas, 26 hidalguenses que estaban graves de COVID-19 lograron recuperarse.

Esto como parte de un estudio que realiza el gobierno del estado en colaboración con el de Japón, de acuerdo con el periódico El Universal. En el proyecto participaron 30 pacientes, quienes recibieron una innovadora terapia biotecnológica para atender el COVID-19. Todos se encontraban en estado grave, pero 26 de ellos lograron reponerse a raíz del tratamiento.

El convenio para realizar estas actividades fue acordado el pasado 13 de junio en una reunión entre la administración de Hidalgo y la Asociación Internacional de Terapia Celular para el Nuevo Coronavrius (IACT4C).

Al exponer los resultados, el gobernador agradeció al doctor Tetsuya Fujimori y a los investigadores, Alex Iryiz y Sergio Alva por haber formado parte del proyecto.

Aseguró que “a partir de estos prometedores resultados buscaremos en Hidalgo la aprobación de este tratamiento revolucionario para el COVID-19″. En esa misma dirección se informó que se pediría una autorización para hacer un centro de procesamiento de células madre que contará con una tecnología de alto nivel denominada “Prometheus”.

Actualmente, el estudio se encuentra en su segunda fase, en la que se encuentra controlado y analiza la seguridad y eficacia del uso de exosomas y células mesenquimales humanas aplicadas por intravenosa.

El medio mexicano informó que el tratamiento se aplicó a los pacientes que padecían Síndrome de Distrés Respiratorio Agudo a causa del COVID-19.

El mandatario reiteró su disposición a seguir colaborando con el gobierno japonés y que un aspecto positivo de la crisis es que se logren estrechar los vínculos entre países tan lejanos.

El gobernador también utilizó su cuenta de Twitter para informar que hasta la fecha hay 6,467 casos confirmados de COVID-19, además de 1,003 defunsiones. También hay 1,282 casos recuperados y 1,282 pacientes recuperados.

Estos forman parte de los 44,876 decesos y 402,876 casos confirmados acumulados a nivel nacional hasta el día 58 de la llamada “nueva normalidad”. Asimismo, se han contabilizado 449,854 casos negativos, 87,538 sospechosos y 261,457 pacientes recuperados.

Para atender la pandemia, el gobierno recibió el pasado 28 de julio, 20 ventiladores para atención de terapia intensiva. La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) explicó que la llegada de los ventiladores fue el resultado de la cooperación entre los gobiernos de México y Estados Unidos y de la conversación entre los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump el pasado 17 de abril, donde se acordó la adquisición de equipo desde dicho país.

Durante la conferencia matutina, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, señaló que en 20 estados los contagios de coronavirus se incrementan día a día, sin embargo en 12 van a la baja.

En el ranking de mortalidad, México se ha posicionado en el quinto lugar en América Latina y en el 13 a nivel mundial. Al respecto, 73% de las muertes venían asociadas a por lo menos una comorbilidad, principalmente hipertensión, diabetes y obesidad.

Actualmente, la Ciudad de México continúa siendo la entidad con mayor número de casos activos, seguida de Guanajuato, Nuevo León, que ascendió un lugar, Estado de México, Veracruz, que ascendió dos lugares, Tabasco, Coahuila que asciende un sitio, Jalisco, Yucatán que asciende un sitio y Puebla.

 

Fuente: https://www.infobae.com/america/mexico/2020/07/29/la-sorprendente-recuperacion-con-celulas-madres-de-26-paciente-de-covid-19-en-hidalgo/