COVID-19 y células madre, ¿Un avance posible?

La enfermedad por coronavirus (COVID-19) es una pandemia global emergente que amenaza la viabilidad de los sistemas de salud en todo el mundo. El virus responsable de la enfermedad también se conoce como coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo y se abrevia como SARS-CoV-2. La erupción comenzó en China el 29 de diciembre de 2019.

Su nombre deriva de la palabra latina «corona» porque el virus se ve como una bajo un microscopio electrónico.

A nivel mundial, la comunidad científica está tratando de usar todas las herramientas a su alcance para suprimir la amenaza global del virus, utilizando enfoques que incluyen vacunas, medicamentos, células madre e incluso exosomas. En los últimos meses, ha habido una mayor actividad en el sector de ensayos clínicos utilizando células madre contra COVID-19. Los cuales, en casi su totalidad, se están llevando a cabo en China.

Si bien se están investigando muchos enfoques, las células madre mesenquimales (MSC) muestran un potencial interesante para el tratamiento de COVID-19.

Las MSC están recibiendo una atención notable porque estudios anteriores han encontrado que las secreciones de las MSC son efectivas para tratar la inflamación y las tormentas de citosinas*.

De los estudios en etapas iniciales, parece que las MSC pueden ejercer efectos beneficiosos, potencialmente mejorando el microambiente pulmonar, inhibiendo la sobreactivación del sistema inmunitario, protegiendo las células epiteliales de los alvéolos pulmonares, promoviendo la reparación de tejidos, previniendo la fibrosis pulmonar o mejorando la función pulmonar.

 

Ensayos de células madre contra COVID-19

Actualmente, ClinicalTrials.gov y la Plataforma Internacional de Registro de Ensayos Clínicos de la Organización Mundial de la Salud (ICTRP de la OMS) informan una combinación de 29 ensayos que exploran el potencial de las células madre para tratar COVID-19, la gran mayoría de los cuales utilizan MSC. 16 de los ensayos en curso tienen números de registro de ensayos clínicos chinos («ChiCTR») y 7 tienen números de ensayos clínicos nacionales (NCT).

Cuando se consideran todos los tipos de ensayos, hay más de 400 estudios en todo el mundo que exploran enfoques para diagnosticar, tratar o manejar COVID-19.

 

La carrera hacia una vacuna COVID-19

Docenas de compañías están apurando el desarrollo de vacunas y avanzando hacia ensayos clínicos.

Como ejemplos de desarrollo de vacunas, el NIH de EE. UU. Inició un ensayo de Fase 1 en Seattle para evaluar una vacuna en investigación (ARNm-1273) creada por científicos del NIAID y sus colaboradores en Moderna. Sanofi y Regeneron lanzaron un ensayo de Fase 2/3 en Nueva York para evaluar el Kevzara dirigido a IL-6.

Inovio Pharmaceuticals también ha anunciado que trasladará su vacuna a ensayos en humanos en abril dentro de los EE. UU.

 

Fuente: Bioinformant
* Una tormenta de citocinas es una sobreproducción de células inmunes y sus compuestos activadores (citocinas), que, en una infección de gripe, a menudo se asocia con un aumento de células inmunes activadas en los pulmones. La inflamación pulmonar resultante y la acumulación de líquido pueden provocar dificultad respiratoria y pueden contaminarse con una neumonía bacteriana secundaria, lo que a menudo aumenta la mortalidad en los pacientes.