Diez consejos para la embarazada en verano

En los meses de verano el calor excesivo suele provocar cansancio y desgano en la embarazada, especialmente en el último trimestre de gestación. Para evitar que esto suceda y afrontar esta época del año con energía y vitalidad, hay algunos recomendaciones que podés seguir y lo resumimos en diez consejos para la embarazada en verano.

1- Comienza el día con un desayuno energizante, incluye más frutas a tu dieta.

2- Hidrata tu cuerpo y evita la retención de líquidos.

3- Practica ejercicio. De manera moderada , aprovecha el agua fría para aliviar las piernas cansadas y hacer ejercicios en el agua.

4- Descansa. Es momento de relajarse, mimarse y cuidarse porque no te olvides que de ello depende la salud de tu bebé .Duerme mientras puedas.

5- Evita comer de manera excesiva. No comas demasiado por la noche para facilitar el descanso, esta regla de oro no debes pasar por alto.

6- Consume frutas. La fruta fresca es un gran aliado en la dieta de la embarazada. Además de ser refrescantes e hidratantes por su alto contenido en agua, las frutas aportan vitaminas y minerales esenciales.

7- Usa ropa liviana. Debes usar ropa fresca, de tejidos naturales, que no se adhiera al cuerpo y un calzado ni demasiado bajo ni demasiado alto para evitar dolor de espalda y en las piernas.

8- Refréscate.  la sensación de calor aumenta durante el embarazo, y más en verano, así que la pileta, los refrescos, los helados, el aire acondicionado, los masajes con geles fríos… cualquier opción es buena para disminuir la temperatura corporal.

9 – Cuidar la piel.  No debes olvidar los cuidados de la piel, hidratarla a diario, evitar la exposición al sol en horas centrales del día y aplicar protector solar adecuado a tu tipo de piel, incluso aunque estés a la sombra.

10- Déjate mimar. Esto se aconseja durante todo el año, pero el verano es un momento ideal para distenderse con la pareja, disfrutar de la compañía mutua y planear la nueva vida junto al bebé.

Fuente: bebesymas.com