Embarazo: ¿cómo aliviar las molestias habituales?

El embarazo nos trae felicidad plena y sensaciones únicas, pero hay que decir la verdad: ¡también algunas molestias! El crecimiento de la panza es hermoso, pero eso trae consigo algunas incomodidades. «El dolor de espalda, los calambres y la hinchazón de pies y manos son las molestias más comunes durante esta etapa, las cuales son fácilmente tratables», asegura la obstetra Geraldine Voto, quien a continuación los explica uno por uno.

Dolor de espalda

Se produce sobre todo por el crecimiento de la panza, por eso normalmente se da cuando está finalizando el segundo trimestre. «Debemos soportar peso al que no estamos acostumbradas. Además, la cadera y la pelvis se van adaptando a los cambios del cuerpo para el pasaje del bebé, y se da una ligera apertura de dichos huesos», señala la médica.

Para calmarlo, algunas opciones que recomienda son: hacer ejercicios para distender la espalda (como apoyar toda la espalda contra la pared e ir bajando y subiendo), kinesiología y yoga para embarazadas, ya que con estos movimientos el cuerpo se relaja y se estiran los músculos.

Calambres

Son una contracción muscular involuntaria que se da en el segundo y tercer trimestre debido a diversos factores. Como en casi todas las molestias del embarazo, las responsables son las hormonas y en este caso no son la excepción.

Las hormonas ablandan las paredes de los vasos sanguíneos y perjudican el retorno venoso y linfático, provocando un estancamiento de líquidos en las piernas que causa calambres, los cuales no te hacen mal ni a vos ni al bebé pero son bastante molestos. «Generalmente aparecen de noche, cuando estamos descansando, ya que el cuerpo se encuentra agotado de todo el día y los minerales fueron consumidos», explica Voto. Para evitarlos, aconseja consumir alimentos ricos en calcio y potasio que aportan minerales; como los frutos secos y los cereales, y además, estar siempre hidratadas. Para calmar los calambres lo ideal es estirar la pantorrilla y levantar la punta del pie a la pierna, o caminar un poco.

Hinchazón de pies y manos

Durante los 9 meses circula un 20% más de sangre por el cuerpo, eso sumado a la presión sobre los vasos de la pelvis y el peso del bebé, afecta la circulación de las piernas y de las manos», cuenta la asesora. Y brinda algunas recomendaciones: poner los pies en alto para disminuir la presión, hacer ejercicio físico (el aqua gym es una muy buena opción), tomar líquido y llevar una alimentación balanceada.

Insomnio

Otra molestia que afecta a muchas es el insomnio. La obstetra cuenta que generalmente se da porque en el 3º trimestre no podemos respirar muy bien, ya que aumenta la altura uterina y esto provoca que los diafragmas se horizontalicen y dificulten la respiración, haciendo que debamos dormir semisentadas. Ya va a llegar el día en que puedas volver a dormir boca abajo, ¡no desesperes!

Por Gloria Kaspar / Asesoró: Dra. Geraldine Voto, obstetra de la Fundación Barceló, M.N. 99.901.