Investigadores argentinos logran regenerar piel lesionada a partir de Células Madre Mesenquimales

PROTECTIA | | 28 marzo, 2019

Estos avances y el gran potencial regenerativo de las células mesenquimales son los que impulsaron a Protectia a ser el primer banco de Argentina en almacenar estas células obtenidas del tejido del cordón umbilical

Un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) en Argentina, en colaboración con el CEA (Comisariado de La Energía Atómica, París, Francia), han logrado obtener células diferenciadas a partir del cultivo de células madre mesenquimales, que son extraídas de cordón umbilical de recién nacidos.

“La aplicación de estas Células Diferenciadas Mesenquimales (DMC) favorece a que ocurra una regeneración del tejido dañado en vez de la formación de la cicatriz habitual”, explicó la Dra. Marcela García, investigadora a cargo del proyecto.

En este sentido, remarcó la ventaja de la regeneración -que se logra al aplicar las Células Diferenciadas Mesenquimales- con la formación de nuevo tejido en lugar del tejido lesionado. Mientras que la cicatrización se relaciona con la sustitución del tejido normal por tejido conectivo, dejando la conocida cicatriz.

La investigadora explicó que “las células denominadas Células Diferenciadas Mesenquimales (DMC) obtenidas a partir de las Células Madre Mesenquimales (CMM) poseen la capacidad de ser particularmente eficientes en la curación de lesiones dérmicas como las úlceras crónicas, permitiendo la regeneración del tejido dañado en las heridas”.

Por último, destacó otros atributos de estas células: “las DMC poseen la capacidad de inhibir localmente a nuestro sistema inmune, esto se debe a que poseen una proteína (HLA-G) que tiene propiedades inmunosupresoras locales, y ha demostrado desempeñar un papel esencial en la tolerancia materno-fetal y en el trasplante de órganos”.

Estos avances y el gran potencial regenerativo de las células mesenquimales son los que impulsaron a Protectia a ser el primer banco de Argentina en almacenar estas células obtenidas del tejido del cordón umbilical.


Fuente: UNLP / Argentina Investiga