¿Las células madre mesenquimales pueden ser la solución para la pandemia por COVID-19?

Es la pregunta que se hacen muchos investigadores por los buenos resultados logrados con la terapia con células madre mesenquimales para pacientes graves con síndrome de dificultad respiratoria aguda a causa de COVID-19.

3 casos en EEUU, 4 en China, 6 en Israel, 13 en España, 26 en México, y así sigue la lista de pacientes recuperados luego de recibir células madre mesenquimales, tras pasar días críticos con asistencia respiratoria a raíz de infección por COVID-19.

¿Cuáles son las ventajas de células madre mesenquimales para tratar el COVID-19?

Estas células se han estudiado como un candidato prometedor porque modulan los procesos inflamatorios y restauran las barreras alveolo-capilares.
Desde el comienzo de la pandemia por coronavirus, las células madre mesenquimales (CMM) se presentaron como una alternativa para los casos graves de infección por COVID-19, que pueden conducir a la muerte, por variantes del síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA).

Lo que permite asegurar que la terapia celular puede reducir la mortalidad por COVID-19.

Para respaldar esta evidencia, el sitio especializado en células madre Stem Cells Journals realizó una revisión y análisis de todos los estudios en humanos sobre el síndrome de dificultad respiratoria aguda tratados con células madre mesenquimales, desde 1990 hasta marzo de 2020. Para determinar si los resultados alentadores obtenidos a lo largo de estos 30 años, aplicarían también para los casos de SDRA producto de COVID-19. La recopilación de datos arrojó 2691 estudios, de los cuales se incluyeron 9 por las similitudes con el cuadro actual de los pacientes con coronavirus. Los reportes de esos estudios informan que las CMM se administraron por vía intravenosa o intratraqueal en 117 participantes, que fueron seguidos durante 14 días a 5 años. Todas las CMM eran alogénicas de cordón umbilical, médula ósea, tejido adiposo o fuentes no declaradas.

La conclusión en todos los estudios analizados es un descenso en la tasa de mortalidad a partir de la aplicación  de células madre mesenquimales.
Esto, sumado a los beneficios potenciales de la terapia con CMM para los pacientes con síndrome de dificultad respiratoria aguda COVID-19, respaldan el avance rápido de los ensayos clínicos, así como el uso bajo consentimiento de las MMC, que ya cuentan con la fase de seguridad aprobada por la FDA ( Administración de Medicamentos y Alimentos)

Retomando la pregunta inicial, sería poco probable que la aplicación de CMM pueda terminar con el brote mundial de coronavirus ya que para eso es necesaria la vacuna que inhiba el contagio masivo. Sin embargo, podemos afirmar que las células madre están siendo protagonistas. Salvando la vida de muchos pacientes críticos que, sin esta oportunidad engrosarían la lista de mortalidad mundial por COVID-19.

Fuentes:
Stem Cells Journals
Sociedad Argentina de Hematología