Las patadas del bebé, todo lo que no sabías sobre ellas

Cuando sientes las primeras pataditas del bebé es un momento único que recordarás toda tu vida. Te contamos un montón de cosas que seguramente no sepas sobre ellas para que a partir de ahora, las disfrutes todavía más.

¿Cuándo se empiezan a notar?
Si ya has tenido algún embarazo, puede que hacia la semana 20. Si no, hacia la semana 24. Eso sí, a partir de esa primera vez las notarás a diario.

¿Mi estado de ánimo influye en sus patadas?
Varios estudios científicos establecen esta relación. Se ha comprobado que cuando la madre está enfadada, nerviosa o alterada, o si recibe una fuerte impresión o un disgusto, el feto comienza a agitarse y a dar patadas con mayor intensidad, debido a que la adrenalina que ella está generando le llega a través del cordón umbilical y actúa en él como un estimulante.

¿Al final aumentarán su intensidad?
No, todo lo contrario. “Las pataditas a los 5 o 6 meses son más enérgicas, porque el espacio que tiene el feto para darlas es mayor y el resultado es un golpe más seco y más brusco. En cambio, conforme el bebé va creciendo, las paredes del útero le envuelven y en vez de golpes secos son movimientos suaves, que tratan de empujar”, explica el doctor Pere Brescó.

¿Por qué indican que todo va bien?
Que el feto dé patadas es un excelente termómetro de su salud y bienestar. El doctor Brescó lo ilustra con un acertado símil: “Si ves a un niño sentado en el banco de un parque sin jugar, lo mejor es que lo lleves al médico porque algo le pasa. Si, en cambio, juega y corre, es que está estupendo”. Lo mismo ocurre en tu vientre: si el feto da patadas y volteretas y empuja las paredes del útero a menudo, es que todo va bien. Si no se mueve, si no “juega” ahí dentro, es que algo sucede.

¿Por qué refuerzan el vínculo con el bebé?
Porque estas pataditas te permiten sentir de una forma muy real que se trata de un ser vivo, que es un bebé que está creciendo dentro de ti, no una parte de tu cuerpo. “Notarlas se convierte en algo muy importante para la madre porque es la primera relación que tiene con la criatura”.

¿Cuándo son más intensos los movimientos del feto?
Los movimientos del bebé suelen ser más intensos cuando tú descansas tumbada en la cama o recostada en el sofá. En cambio suelen disminuir cuando estás en movimiento: tu vaivén lo mece y le adormece.
Por otra parte, los fetos suelen ser más activos entre las 10 de la noche y la 1 de la madrugada, que es el periodo en el que el nivel de azúcar en sangre está cambiando en el organismo materno.
Además, si cuando te tumbas el cuerpo de tu hijo queda alojado sobre tu columna, se sentirá muy incómodo y “protestará” para que cambies de postura. Por todas estas razones, lo habitual es que percibas más las pataditas por la noche.

¿Es normal que las patadas duelan?
Aunque no es lo habitual, los golpes bruscos de tu hijo te pueden llegar a molestar bastante, sobre todo si los recibes en las costillas o en el cuello del útero. “Cada madre va buscando la posición hasta que el niño deja de molestar”, dice el ginecólogo. En general, las mujeres delgadas tienden a notarlas más “porque su tejido adiposo es más fino”.

 

Fuente: www.crecerfeliz.es