Los primeros cuidados de tu bebé: el sueño, el lugar y la posición para dormir

Un recién nacido duerme alrededor de 16 horas diarias. Por eso, los primeros días, para las visitas es muy difícil encontrarlos despiertos. Cuando se despierta -cada dos, tres o cuatro horas- lo hace para alimentarse y luego vuelve a dormirse.

Se considera que el recién nacido debe dormir en la habitación de sus padres, por lo menos, los primeros tres meses y como máximo hasta los seis meses de edad, aunque estos tiempos están sujetos al criterio de su pediatra. En los primeros tiempos, esto facilitará a la mamá el acceso rápido al bebé, en caso de que éste la necesite.

El bebé tiene que dormir panza arriba porque es una de las formas de prevenir la muerte súbita.

FUENTE: MATERNA