La Maternidad Sardá ya aplica células madres en recién nacidos

PROTECTIA | | 20 abril, 2018

La Maternidad y el Hospital Garrahan, dos centros médicos públicos de la Ciudad de Buenos Aires, se encuentran trabajando juntos en un protocolo de salud que utiliza células de cordón umbilical en pacientes que padecen Encefalopatía Hipóxica Isquémica.

En el momento del parto, cuando hay una falta de oxígeno en el cerebro inmediatamente antes o durante el nacimiento, se produce lo que se llama depresión neonatal o asfixia perinatal.

La consecuencia de esta situación puede desembocar en una enfermedad crónica invalidante conocida como parálisis cerebral. Si bien este escenario es poco frecuente y muchas veces es causado por imponderables como la tan temida “vuelta de cordón”, el tratamiento recomendado hoy en día en neonatología es la hipotermia controlada.

En este marco, el Hospital Materno Infantil “Ramón Sardá” junto con el Banco Público de Sangre de Cordón Umbilical del Hospital Garrahan” trabajan juntos en el protocolo ENCEL, destinado a tratar a recién nacidos que padecen encefalopatía hipóxico isquémica (EHI), o falta de oxigenación en el recién nacido.

El doctor, Claudio Solana, Jefe de Neonatología de la Maternidad de Sardá explicó que el protocolo ENCEL, único en América Latina, utiliza hipotermia controlada y células madre recolectadas del cordón umbilical a recién nacidos con un diagnóstico de depresión neonatal o asfixia perinatal aguda.

“Hay muchos cuadros que pueden conducir a la falta de oxígeno y sangre al cerebro y a otros órganos, porque no es solo una encefalopatía, también es un proceso de asfixia en diversos órganos”, explicó Solanas.

“El momento más frecuente de la falta de oxigenación es durante el trabajo de parto y el nacimiento, puede suceder antes, pero lo frecuente es en el trabajo de parto, en las contracciones y cuando se produce el nacimiento”, sostuvo el médico. Hasta hace no muchos años, estos cuadros de asfixia solo eran tratados a través de la reanimación inmediata del recién nacido.

En 2010, el Hospital Fernández y la Maternidad de Sardá, incorporan un tratamiento novedoso para estas patologías, la hipotermia. “En la actualidad, es el único método efectivo comprobado que reduce el riesgo de lesiones neurológicas severas, consistente en mantener al niño en frío durante 72 horas, estos reduce significativamente los riesgos, pero no los elimina”, enfatiza Solanas.

“En el caso que el paciente tenga signos de hipoxia isquémica que justifique el uso de hipotermia, porque las indicaciones son las mismas, si entra en ese tratamiento le administramos además estas células madre, se usan hasta 4 dosis en las primeras 72 horas.”, destacó Solanas.

Además, el especialista apuntó: “El objetivo es no solo reducir el impacto inicial sino favorecer la reparación neuronal, es decir, lo que hace la sangre administrada en ese momento, se logra modular por ejemplo, la respuesta inflamatoria y la respuesta inmune del bebé para que haya menos presión alrededor de la lesión inicial, para evitar que esta se expanda y secundariamente que algunas células aniden en la zona de daño y se transforman en nuevas neuronas que van a producir redes neuronales. Tiene un doble aspecto, reducir la expansión del daño y favorecer la reparación neuronal”.

El doctor solanas hace hincapié en no crear falsas expectativas porque aún  no está comparado con un grupo de control, pero de todas maneras ya está aprobado por el INCUCAI y por el comité de ética en investigación de la Maternidad Sardá y del Hospital Garrahan y cuenta con el apoyo y financiación de la Fundación DElfina Baratelli, es un proto serio.

Unidad de Investigación Científica Protectia

Conjuntamente con la Maternidad Provincial estamos desarrollando un ensayo clínico de Fase I en Córdoba. Se trata de la aplicación de células madre de sangre de cordón umbilical autólogas en neonatos que padecen hipoxia perinatal aguda, siendo el objetivo primordial del proyecto, mejorar la calidad de vida de los niños con esta enfermedad.

De 700.000 bebés que nacen anualmente en nuestro país, 250 son los casos de hipoxia que se presentan durante el parto. Con el fin de optimizar esta situación, estamos abordando un trabajo colaborativo con la Maternidad Provincial basado en la aplicación de células madre en casos de hipoxia liderado por el Dr. Solana en Buenos Aires.

El objetivo primordial de este estudio es probar la hipótesis central que la infusión de células autólogas de la sangre del cordón umbilical inmediatamente después del daño hipóxico al sistema nervioso central minimizará el daño neurológico. De esta manera, resultará en un mejor desenlace clínico cuando se utiliza junto con hipotermia moderada, y en recién nacidos en los que la hipotermia no es viable. El protocolo del estudio preliminar propuesto evaluará la viabilidad, seguridad y eficacia preliminar de este enfoque.

Fuente: Telam.