El tejido del cordón umbilical se concibe como el futuro de la medicina regenerativa

El tejido del cordón umbilical posee en su interior un de material gelatinoso, denominado ‘Gelatina de Wharton’ que está conformado principalmente por una rica población de células madre mesenquimales caracterizadas por reparar órganos y tejidos. Estas células mesenquimales (CMM) forman la base de la medicina regenerativa ya que permiten autoduplicarse para renovar tejidos que a veces el cuerpo no puede mejorar por sí solo. Al tener mayor plasticidad celular, desarrollan distintos linajes que permiten generar variados tipos de células tales como piel, hueso, músculo y cartílago.

A diferencia de las células madre hematopoyéticas, obtenidas de la sangre de cordón umbilical y utilizadas para tratar enfermedades de la sangre (leucemia, anemias, inmunodeficiencias, etc.), las células del tejido permiten multiplicarse fácilmente mediante el proceso de expansión celular en laboratorio y por sus características privilegiadas, no requieren compatibilidad para su uso.

400 ENSAYOS CLÍNICOS
Actualmente en hospitales, clínicas y universidades de todo el mundo, se encuentran en desarrollo más de 400 ensayos clínicos orientados a evaluar el uso de las células madre mesenquimales como tratamiento para numerosas enfermedades. Entre ellas se destacan los tratamientos para lesiones músculo-esqueletales óseas y cartilaginosas, enfermedades cardíacas, hepáticas y respiratorias

enfermedades autoinmunes como esclerosis múltiple y diabetes, enfermedades del sistema nervioso como Alzheimer, Parkinson, parálisis cerebral, entre otras. Además, se las utiliza en los ensayos clínicos por su capacidad inmuno-moduladora, antiinflamatoria y por la gran cantidad de factores de crecimiento que liberan.

Algunas de las enfermedades ya se encuentran en fase de avance y sus ensayos clínicos abarcan variadas patologías como:

Infartos isquémicos
Cardiomiopatías
Cirrosis
Fallas hepáticas
Enfermedades autoinmunes
Diabetes
Artritis reumatoideas
Lupus
Esclerosis múltiple
Lesiones medulares
Infartos cerebrales
Parkinson
Alzheimer
Lesiones renales
Isquemias hipóxicas

Fuente: https://clinicaltrials.gov