Trasplante de sangre de cordón umbilical asociado con un menor riesgo de recaída en pacientes con leucemia de alto riesgo.

Crystal Day tenía 26 años cuando le diagnosticaron leucemia mieloide aguda. El primer tratamiento de quimioterapia puso al cáncer en remisión. 3 años y medio después del diagnóstico, el cáncer regresa. Su oncólogo de Seattle Cancer Care Alliance le dijo que su única cura era un trasplante de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH).

Para aquellos como Day, pacientes con leucemia y otros cánceres de la sangre, los trasplantes de células madre sanguíneas a menudo ofrecen la mejor esperanza de una cura. Pero incluso con este procedimiento de salvar vidas, algunos pacientes pueden recaer, especialmente si los médicos no pueden poner el cáncer en remisión completa antes del trasplante.

Al carecer de un donante compatible en su familia o en el registro nacional de médula ósea, Day recibió un trasplante hace dos años utilizando células de sangre de cordón umbilical, y funcionó: desde entonces no ha tenido cáncer.

Ahora, un nuevo estudio de investigadores del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson publicado en The New England Journal of Medicine (NEJM) describe los resultados de Day y otros como ella: pacientes que recibieron trasplantes de células madre de sangre de cordón umbilical o donantes adultos no relacionados en Fred Hutch. Los investigadores revisaron los resultados de 582 pacientes que habían recibido trasplantes de células madre en el Hutch desde 2006, cuando se lanzó el programa de sangre del cordón umbilical del instituto, hasta 2014. Incluyendo el día, 140 de esos pacientes recibieron trasplantes de sangre del cordón umbilical.

El estudio encontró que tales trasplantes pueden tener ventajas más allá de ofrecer una fuente alternativa de células madre para pacientes sin un donante compatible tradicional (parecen funcionar mejor contra la leucemia y el trastorno mielodisplásico relacionado, en pacientes con alto riesgo de recaída después del trasplante de sangre de cordón umbilical).

Estos pacientes, que representan alrededor de un tercio de los que se someten a un trasplante de células madre, tienen lo que se conoce como «enfermedad residual mínima»: (la quimioterapia requerida antes del trasplante no es completamente exitosa para poner su cáncer en remisión, y pequeñas cantidades de la enfermedad permanece). Sólo cerca de un tercio de los pacientes con cáncer detectable en la sangre en el momento del trasplante seguirá vivo tres años más tarde, según un estudio de Hutch de 2013, en comparación con casi las tres cuartas partes de los que no tenían dicha enfermedad residual.

“Pacientes que van a trasplante con enfermedad residual mínima (ERM) tienen resultados desfavorecedores”, señala el Dr. Filippo Milano, investigador de trasplantes del Fred Hutch, autor principal del artículo del NEJM. “Pero este estudio muestra que los pacientes que reciben un trasplante de sangre de cordón umbilical obtienen mejores resultados y menor tasa de recaída que aquellos que reciben trasplante de células madre de parte de un adulto no relacionado”, afirma Milano.

De hecho, los investigadores encontraron que los pacientes en el estudio, con enfermedad residual mínima (cerca de un tercio de los 582) que fueron trasplantados con células de sangre de cordón umbilical eran menos propensos recaída o a fallecer, que aquellos pacientes sin células cancerígenas detectables que también habían recibido trasplante de sangre de cordón umbilical. Aquellos que recibieron un trasplante tradicional de parte de un donante no relacionado fueron, en promedio, más de tres veces propensos a recaída si poseían enfermedad residual mínima que aquellos sin células cancerígenas detectables en sangre, y existía más del doble de probabilidades de deceso.

Para los otros dos tercios de pacientes, aquellos sin enfermedad residual mínima trasplantados con sangre de cordón umbilical y bajo trasplante tradicional percibieron resultados muy similares.

El estudio retrospectivo de los investigadores fue originariamente planeado como una especie de revisión interna, apuntó Milano. Los resultados de los pacientes (especialmente la mejora de supervivencia que el trasplante de sangre de cordón umbilical puede ofrecer para aquellos con alto riesgo de recaída) fueron tan alentadores que decidieron redactar su hallazgo para compartir con sus colegas fuera del Hutch.

“La idea al principio fue solo ver dónde nos encontramos con el Programa de Sangre de Cordón Umbilical”, dijo. “Cuando vimos que los resultados eran muy buenos, muy buenos.”

Un trasplante donde cualquiera es donante

El trasplante de sangre de cordón umbilical ofrece una conocida ventaja por sobre trasplante con donante adulto para el general de la población, comenta el Dr. Colleen Delaney, quien comenzó el Programa de Cordón Umbilical del Centro Fred Hutch en el 2006 y autor del estudio: “Todos tienen un donante de sangre de cordón umbilical.”

Debido a que las células madre en el cordón umbilical están menos desarrolladas que en el adulto, no tienen que «emparejarse» de manera tan estricta con el antígeno leucocitario humano del paciente, o HLA. Los genes del HLA son parte del background genético de cada persona que determina la probabilidad de rechazo de las células madre del donante. Los doctores normalmente buscan una coincidencia 10-de-10 de los genes de HLA entre pacientes y sus donantes pero, si esa perfecta coincidencia no existe entre donante relacionados o no relacionados, suelen apuntar a un match de 8 o 9-de-10. Trasplantes de tales donantes “incompatibles” pueden ser mejor que la posibilidad de no realizar ningún tipo de trasplante, pero mientras estudios, como el de Milano y Delaney, muestran que trasplantes de sangre de cordón umbilical pueden ser la mejor opción para algunos pacientes.

“Esto trae a la mesa el punto de que la sangre de cordón umbilical no debe ser llamada donante alternativo. Los resultados de esta fuente son los mismos que los del donante convencional.” Dijo Delaney. “Este artículo muestra que si tienes una enfermedad de alto riesgo y existe un alto riesgo de recaída post-trasplante, el trasplante de sangre de cordón umbilical puede ser la mejor opción”.

Para Day, ninguna de las fuentes tradicionales era opción para su trasplante. No había HLA compatibles o de cercana compatibilidad en su familia o en el banco nacional de trasplante, Be The Match. Day es de etnia mixta; donantes minoritarios y aquellos de etnia mixta son pobremente representados en el pool de donantes.

Day había oído de los trasplantes de sangre de cordón umbilical pero no sabía mucho de ellos hasta que se volvió claro que era su mejor opción. Cuando encontraron un donante compatible para ella en la base de datos de sangre de cordón umbilical, “fue un alivio” comentó Day.

Dónde se es tratado importa

Como con muchos tipos de cáncer, dónde son tratados los pacientes con leucemia es de importancia para su superviviencia.Pacientes que reciben trasplantes a través del Porgrama de Cordón Umbilical del Hutch tienen cerca de un 70% de supervivencia en general, más alta que la supervivencia reportada en otros centros.“Es muy remarcable”, dice Milano.

Delaney comentó que ella a menudo oye de casos donde se les dice a los pacientes que no tienen un donante compatible dentro de los donantes tradicionales y ninguna otra opción. Espera que más pacientes y doctores consideren los trasplantes de sangre de cordón umbilical.

Fuente: fredhutch.org