Ver por primera vez, el milagro posible con tratamiento de células madre

PROTECTIA | | 28 abril, 2019

Me vio la cara y escribió mi nombre” recuerda la profesora Perla Mayo, especialista en rehabilitación de pacientes con baja visión, como prueba absoluta de los resultados positivos de Ezequiel Farías, quien recibió un tratamiento con células madre en China, y realizó la estimulación visual en el Centro Mayo de Baja Visión en Argentina.

La cooperación China-Argentina se extiende a lo social y hoy conocemos un capítulo muy especial: Pacientes diagnosticados con ceguera a causa de Retinopatía del prematuro (ROP) que recuperan la visión a partir del implante de células madre mesenquimales.

Dialogamos acerca de esta novedosa técnica con Perla Mayo, profesora en educación especial y baja visión, Directora de Centro Mayo de Baja Visión, Pte. Asociación Latinoamericana de Baja Visión y Creadora del Bastón Verde.

Perla tiene gran protagonismo en las historias de los pacientes tratados en China, ya que ha sido la responsable de realizar la estimulación visual posterior a la aplicación de las células madre.

“Las células madre me permiten trabajar con una retina que vuelve a ser como la de un bebé, por lo que la estimulación es mucho más rápida. En pacientes que han sido diagnosticados con ceguera, tras 7, 8 años han desarrollado el sentido del tacto, sobre todo, y sus músculos oculares y nervios ópticos pueden presentar una distrofia por la falta de estimulación que hace más compleja una rehabilitación”.

Ezequiel, Renzo, Benjamín, José, Guillermina. Los nombres de la esperanza.
Los dos primeros ya viajaron a Beijing para realizar el tratamiento con células madre mesenquimales en la clínica Wu Stem Cells Medical Center.
Mientras que pronto será el turno de José, Benjamín y Guillermina. Además, muchas otras familias esperan poder llevar a sus hijos a recibir el tratamiento que podría devolverles la visión.

 Ezequiel, el primer caso
“Me vio la cara y escribió mi nombre”, recuerda Perla como prueba absoluta de los resultados positivos del tratamiento de Ezequiel Farías, el primero en el que ella participó. Y el caso que utiliza como evidencia médica para “luchar contra un sistema” que diagnostica cegueras, en lugar de Baja Visión, quitándoles a esos pacientes la oportunidad de realizar tratamientos y rehabilitación para recuperar visión, y por lo tanto mejorar su calidad de vida.

Ezequiel, un pequeño de Mendoza, recibió 2 aplicaciones de células madre en el centro médico de China y posteriormente realizó un año de estimulación visual de acuerdo a protocolos diseñados exclusivamente por Perla para un trabajo personalizado con el niño. “Con la estimulación visual Ezequiel empezó a tener percepción lumínica primero, y luego a detectar y ver bultos”. Hoy, a 4 años del tratamiento, “Ezequiel recuperó la funcionabilidad de su visión, puede ver a 60cm, asiste a una escuela normal, realiza videollamadas, y puede leer y escribir utilizando ayudas ópticas que maximizan su potencial visual”.

Recientemente regresó de China Renzo, otro niño argentino, oriundo de Paraná y ya comenzó con el protocolo de ejercicios de estimulación del centro de Perla Mayo.

Feliz, la profesora Mayo cuenta que el pasado viernes santo los papás de Renzo le enviaron un video donde el pequeño visualiza una galleta y la agarra. “Estoy asombrada por la velocidad de los resultados de Renzo, estimábamos que comenzaría con percepción lumínica, pero ya está distinguiendo objetos”.

Debido a la cantidad de casos que se están presentando, Perla está en contacto directo con los doctores Like Wu y Susan Chu, y en noviembre próximo estará viajando al Wu Medical Center para establecer criterios y consensuar protocolos que maximicen la recuperación de los pacientes.

“Creo que las células madre son el futuro” dice la Profesora Perla Mayo y reafirma su compromiso para lograr que muchos más pacientes argentinos y de Latinoamérica tengan la oportunidad de recuperar su visión.

El tratamiento
En comunicación directa con la Dra. Susan Chu, parte del equipo médico de Wu Medical Center, nos explicó que se trata de un Ensayo Clínico en el cual se utilizan células madre mesenquimales alogénicas.
El primer paso es enviar un email con la historia clínica del paciente. Los profesionales evalúan el caso y le informan a la familia si cumple con las condiciones para ingresar al Ensayo Clínico.
Luego de las aplicaciones de células madre, comienza un camino de estimulación del nervio óptico por lo que los resultados se obtienen en forma progresiva.

Para recibir información en Centro Mayo de Baja Visión:
Teléfonos: +54 11 3999 3477 /  +54 11 4976 2575 
Mail: [email protected] 

Contacto

En nuestro laboratorio , técnicos especializados y representantes comerciales se encuentran disponibles ante cualquier tipo de consultas que usted quiera realizar.

Por favor, complete el siguiente formulario.