Volver a casa con tu bebé recién nacido

Sabías que iba a pasar y desde que te enteraste que estabas embarazada estás esperando este momento en el que te encontrás con tu hijo que ya conocés a través de la panza. Sin embargo, pasar de ser 2 a 3 no siempre es una transición ordenada y tranquila.
La llegada de un hijo recién nacido al hogar está repleta tanto de nuevas canciones de cuna, jornadas de lactancia y mucho amor como de desorden, crisis y aprendizaje.
Por eso, y para que puedas vivir esta incipiente maternidad de la mejor manera, Babysan te da algunos consejos a tener en cuenta durante los primeros días de mamá, papá y bebé en casa:

– Cuando nace un niño, al mismo tiempo, nacen sus padres. Es normal no entender o saber cómo llevar a cabo la tarea de ser mamá de ese niño. Ya que a tu bebé le toma 45 días habituarse al mundo exterior al útero, date ese tiempo para acomodarte vos también a esta nueva etapa.

– En lo posible, siempre es mejor que tu obstetra de confianza te refiera a un pediatra. De esta forma te ahorrás el tiempo y la energía de la búsqueda y le tenés un poco más de seguridad que a uno que no conocés. También conviene que tengas su número de teléfono a mano así ante cada duda no salís corriendo con tu bebé en brazos a la guardia.

– El tiempo a solas es absolutamente necesario para una nueva familia. Los primeros 45 días conviene que la casa esté lo más tranquila posible y que no se convierta en un desfile incesante de parientes. Pautá las visitas, aprendé a decir ‘hoy mejor no’.

– Permitite decir en voz alta cómo te sentís aunque te de pudor, vergüenza o pienses que no deberías sentirte así. Es la mejor forma de reconocer cómo estás y qué cosas hay que mejorar.

– Proporcionate toda la ayuda que puedas. Rodeate de las personas justas y necesarias para que se encarguen de las tareas domésticas mientras vos te focalizás en el bebé. Siempre es mejor delegar quién cocina la cena que su cuidado los primeros tiempos.

Fuente: Babysan.com.ar