Nuestros chicos crecen y hacen historia…

“Joaquín siente adrenalina cuando vienen las olas gigantes”

Conocé a Joaquín Boccanera, un pequeño surfista de 9 años que domina las olas gracias a su esfuerzo y perseverancia, sin olvidar cuánto le divierte.
Compartimos su historia porque nos encantó y porque nos vimos reflejados en los valores de Joaco y su desafío con las olas: Tener constancia para evolucionar en lo que nos apasiona.

El pelo mojado sobre la frente, más claro de tanto estar al sol, el gusto salado del mar en la boca, el aire en la cara, y una sonrisa gigante más ojitos exultantes de emoción mientras corre por la arena para contarles a mamá y papá lo ¡buena que estuvo esa última ola! Así de feliz lo imagino a Joaquín (“Joaco” para los amigos) después de surfear grandes olas a sus pequeños 9 años. No pude conocerlo personalmente porque vive en Brasil, a donde se mudó junto a toda su familia en 2012.
Pero María, su mamá, nos contó su historia y su pasión por el surf, que descubrió allá en el mar, lejos de su Córdoba natal. 

¿Cómo descubrió Joaquín la pasión por el surf?
Somos de Córdoba, pero nos mudamos a Brasil en 2012. Viviendo cerca del mar, y a raíz de que a su papá Claudio le gusta surfear, empezaron jugando. Luego él pidió surfear y ya con unos 7 añitos comenzó con un entrenador. 

¿Qué siente cuando está en el agua y ve venir las olas gigantes?
Adrenalina! El enano es muy valiente, le gustan las ondas grandes. De hecho, cuando las ondas son pequeñas (merreca le dicen acá) a él no le gusta mucho. Normalmente a los niños les asusta. Pero él es de estructura grande y le resulta más fácil y divertido si la ola tiene un tamaño mayor. Le encantan los tubos, dice va a ser “tuborider” (los que toman los tubos). 

¿Qué valores aprendió Joaquín de esta actividad y del “mundo del surf”?
La verdad, creo que ” esfuerzo”. Lleva mucho entrenamiento, mucho esfuerzo. Sobre todo, si compite sabe que debe esforzarse, entrenar, tener constancia para poder evolucionar.  Hay que divertirse, pero él elije competir y sabe es una responsabilidad. Ese es otro valor, la responsabilidad, porque es su elección competir, él sabe que puede surfear por diversión, sin tensión, pero le gusta la competencia, y eso lleva mucho esfuerzo y responsabilidad. Perseverancia.

¿Qué beneficios tiene este deporte para Joaquín? Tanto físicos como sociales
Beneficios innumerables. Se ha estilizado mucho, es un deporte muy completo, como la natación. Disfruta mucho con su papá, ha tenido experiencias alucinantes como estar surfeando y ballenas Francas a pocos metros saltando atrás. Ha visto delfines, tortugas marinas…
El ama el agua, a veces bucea jugando para ver qué hay abajo… 
Es un deporte al aire libre, juega con otros niños, aun siendo un deporte individual, en las competencias juegan todos juntos y se divierten mucho.  Son eventos bien familiares, arrastran a toda la familia a pasar una jornada en familia.
Él es un niño que le gusta el deporte, le gusta moverse. Claro, también tiene sus momentos para jugar a sus video juegos, con sus Legos que ama, con su hermana Lucy y sus amiguitos. Y claro su escuela, es muy buen alumno y responsable. 

¿Cómo es el apoyo de la familia para Joaquín?
Total. El apoyo va desde lo emocional, apoyándolo a entrenar, alentando cuando progresa, diciéndole “estuviste genial” aún si no pasa de batería, si se esforzó y dio lo mejor, también bajándolo a tierra cuando vuela (porque también es bastante distraído, soñador) y al mar hay que tenerle respeto, mucho respeto y ponerle atención.  Intentando ir todos a los torneos que no siempre es fácil, a veces es lejos, a veces uno se queda trabajando y el otro lo lleva;  pero bueno, cuando podemos armamos mate, sándwich, fruta, agua y allá vamos.
Desde lo económico es bastante pesado. Porque los coach son caros, el equipamiento es caro, tiene que cambiar de tabla seguido para poder evolucionar, las inscripciones a los torneos, los traslados etc. Él está iniciando y por ahora solo tenemos el apoyo de la fisioterapeuta (una genia) que no nos cobra pilates porque es su “apoyo”. Pero del resto nos ocupamos todo nosotros por ahora.  La verdad es un sacrificio económico grande, pero lo elegimos mil veces. 
Sería bueno conseguir de a poco más apoyo, pues si él sigue avanzando cada vez es más equipamiento, más torneos, más viajes…

¿Le gusta participar en las competencias? 
Ama competir. Ya varias veces le dijimos que no es obligación competir, no es necesario pasar por el estrés de la competencia, “podés surfear para divertirte con papá…” Pero no, él repite que quiere competir. Y la verdad se nota que le gusta, ama esa cosa de las competencias, el combo entero. Obvio cuando no le va bien no le encanta, pero lo vuelve a elegir. Y nosotros lo respetamos y lo alentamos si es eso lo que quiere. 
Siempre cuidando que es un niño. Y esa es la premisa. 

¿Qué es el surf para Joaquín?
Le pregunté a él y te traslado su respuesta..
“Para mí el surf es un deporte muy hermoso, porque estás en contacto con la naturaleza, el mar, lidias con tus miedos, aprendes a manejarte en mar, y nadar”. 

Podés seguir la historia y conocer más sobre Joaquín en su Instagram: @joaquinboccanera