EL CUIDADO DE LA PIEL DESDE EL NACIMIENTO HASTA LOS 3 AÑOS

La piel de los recién nacidos y los bebés aún no está completamente formada y es, por lo tanto, bastante frágil. En el momento del nacimiento, la piel es muy delgada y está cubierta con una película protectora, llamada «vernix caseosa», que desaparece inmediatamente al nacer ya que deja de cumplir su función de protección del líquido amniótico. En los primeros meses de vida, la piel todavía es bastante delgada, con un grosor que es aproximadamente la mitad que el de los adultos. Y para concluir, la piel del recién nacido tiene una capacidad de defensa limitada contra bacterias y contaminación en comparación con la piel de un adulto, y por lo tanto es más propensa a las infecciones.

El agua sola no puede «emulsionar» ni eliminar la suciedad. Por lo tanto, es necesario usar un limpiador que elimine la suciedad de la piel, pero no agresivamente, en donde se respeten las características estructurales y fisiológicas de la piel, que varían dependiendo de la edad del niño. Especialmente con los recién nacidos, es particularmente importante usar limpiadores suaves, con fórmulas que están específicamente creadas para la piel sensible de los bebés. A medida que comienzan a gatear y caminar, los requisitos de limpieza irán cambiando. Tanto en niños al igual que con los bebés recién nacidos, se recomienda usar una toalla para generar caricias en lugar de frotar su piel.

LOS NIÑOS Y EL SOL

El sol es ciertamente esencial para la vida en general, y también es un factor importante para el bienestar del organismo humano. Sin embargo, la exposición excesiva o inadecuada, puede producir efectos adversos para la salud. Dado que se estima que más del 50% de la cantidad total de radiación UV recibida durante el curso de nuestra vida, se recibe antes de los 18 años de edad, es necesario que los adultos tomen conciencia de esto y protejan  adecuadamente a sus hijos contra los riesgos de exposición. El uso de filtros solares y otras medidas de protección como sombreros, remeras hechas con telas especiales, etc., solo deben considerarse útiles si están integrados dentro de una estrategia global de protección, evaluando cuidadosamente el capacidad de defensa, las variables ambientales y las condiciones climáticas.

Fuente: Chicco Argentina, más info en Chicco.com.ar