Las células madre en la medicina reproductiva ayudan a revertir la infertilidad

La ciencia aporta soluciones a quienes quieren ser padres. Hace cuatro décadas llegó al mundo la primera chica nacida gracias al tratamiento de fecundación in vitro. A medida que pasaron los años este procedimiento empezó a masificarse y en la actualidad se realiza diariamente en muchos países del mundo.

La ciencia no deja de avanzar y cada vez la oferta de tratamientos es más abundante y con mejores resultados. Una de las opciones más revolucionarias de hoy en día es el uso de células madre para revertir la infertilidad. Algunas enfermedades reducen de forma considerable la probabilidad de algunas mujeres de quedarse embarazadas. Dos ejemplos son:

– Síndrome de Asherman: una afección uterina debido a la cual las pacientes sufren de adherencias y cicatrices en el interior del útero.

– Atrofia endometrial: una patología del útero que impide que el endometrio consiga el grosor necesario para concebir y el fallo ovárico precoz, presente en el 10 % de las mujeres.

‘Las células madre somáticas (CMS), que se encuentran en la capa basal del endometrio y serían las responsables de mantener su correcto funcionamiento ofrecen un prometedor poder terapéutico ya que se utilizarían con el fin de regenerar el endometrio en estas patologías’, expuso el doctor Fernando Neuspiller, especialista en medicina reproductiva.

‘La terapia con CMS implica su inyección en las pequeñas arterias del útero. Los resultados del estudio llevado a cabo por la Fundación IVI han demostrado hasta el momento que casi todas las pacientes con Síndrome de Asherman y Atrofia endometrial mostraron una mejora en la cavidad uterina a los dos meses de haber recibido la terapia con células madre’, mencionó el experto.

Un estudio que lleva adelante el profesor Antonio Pellicer, junto a la doctora Sonia Herraiz tiene resultados muy prometedores. ‘Han logrado que el ovario revierta su proceso de envejecimiento y active los folículos que se encuentran quiescentes, que de otra forma permanecerían en el ovario sin desarrollarse’, precisó Neuspiller. Hasta la fecha se han producido 4 embarazos bajo esta última investigación.

Fuente: http://www.infosalus.com